Sobre la frecuencia de la práctica

Un nuevo estudiante de Yoga siempre preguntará... ¿cuánto debo practicar? o... ¿cuántos días a la semana? La respuesta correcta es todos los días que puedas. Tu práctica de Yoga debería formar parte de tu rutina diaria, como comer o lavarte los dientes. Cuanto más frecuente sea tu práctica, más sentirás los beneficios. Otra pregunta habitual es... ¿Qué momento del día es el mejor para practicar Yoga? La respuesta correcta es por la mañana temprano, antes del desayuno, cuando sale el sol, después de un rato de meditación. Pero la realidad es que no todo el mundo puede hacerlo. Al igual que la frecuencia de la práctica, la hora del día depende del alumno. Las complicaciones llenan nuestra rutina diaria. Pero es importante practicar, si no es posible por la mañana, entonces por la tarde. Si no todos los días, todos los días que se pueda.