Meditar hace tu cuerpo más fuerte, te da vitalidad, te transforma y aclara el pensamiento, suaviza los obstáculos de tu camino diario. Meditar te recuerda que eres más potente y más grande que las apariencias. Entonces te elevas por encima de las nubes hasta que tocas con tus dedos el cielo claro. Marisa Meher, profesora…