Contacto
Iniciar Sesión Ayuda

Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquíSi continuas navegando estás aceptándola.
Política de cookies +

Quien fue Lao Tse

religion-lao-tse

 

Lao Tse fue un filósofo y poeta de la Antigua China. Es conocido sobre todo por haber escrito el Tao Te Ching y ser el fundador del Taoísmo filosófico, aunque también es reverenciado como una deidad en el Taoísmo religioso y en las religiones tradicionales chinas. Aunque se trata de una figura legendaria, su vida suele enmarcarse en el siglo VI a.C siendo por tanto contemporáneo de Confucio. Sin embargo, algunos historiadores consideran que vivió durante el período de los Reinos combatientes entre los siglos V y IV a.C. Lao Tse, una figura fundamental de la cultura china, es considerado tanto por los emperadores de la dinastía Tang como por las personas de apellido Li, el fundador de su linaje. A lo largo de la historia, la obra de Lao Tse ha sido reivindicada por diversos movimientos antiautoritarios.

Lao Tse, autor del "Dao De Jing" (Tao Te Ching), era el responsable de los Archivos en la Corte Imperial de Chou en la provincia de Honan en el siglo VI a.C. Algunos archivos históricos señalan que enseñó personalmente a Confucio en su vejez, mientras que otros mantienen que falleció antes del nacimiento de Confucio.

Lao Tse a lo largo de su vida enseñó que “el Tao que puede nombrarse no es el verdadero Tao” como se puede leer en su obra. Según la leyenda, cuando Lao Tse estaba a punto de jubilarse, montó en su caballo y comenzó a cabalgar hacia el oeste hasta las regiones desérticas de China. Cuando el guardián de la frontera de la provincia de Ch’in le pidió que escribiese sus pensamientos para que pudiesen ser transmitidos a la humanidad, Lao Tse se sentó durante dos días y escribió el Tao Te Ching. Después de entregarle la obra al guardián, cabalgó hasta el desierto y nunca más se le volvió a ver

La mayor parte de los investigadores coinciden en que se desilusionó de la sociedad china y desapareció en el oeste; no obstante, antes de partir, dejó al último guardián del Reino Medio unos escritos con su sabiduría. Esto es consistente con las costumbres de los antiguos ermitaños taoístas que abandonaban la sociedad para unirse a la Naturaleza y hacerse uno con el Tao. Una leyenda dice que Confucio fue discípulo de Lao Tse y que se quedó tan impresionado con la sabiduría del anciano sabio que le comparó con un “dragón ascendiendo a los cielos entre nubes y viento”. Su nombre significa “viejo maestro” y apenas hay evidencias de que un hombre así llamado viviese realmente en aquella época y menos aún de que fuese el autor del Tao Te Ching. Lao Tse podría haber sido un conjunto de “viejos maestros” de un movimiento filosófico iniciado en el siglo VI a.C en lugar de una única persona.

En cuanto al Tao Te Ching, los primeros manuscritos, que datan del siglo II a.C, estaban divididos en dos partes, el Tao y el Te. La división en 81 capítulos parece ser posterior. El número 81 podría deberse a la influencia del Budismo en el pensamiento chino tras su introducción en el siglo I d.C. El número 81 es el cuadrado de 9 y tiene un gran significado simbólico para los místicos indios.

 

Descubre las ventajas de la meditación online
Vídeos para manejar el estrés, vivir mejor, dormir, controlar la ira...
CLICK AQUÍ

 

El primer bibliotecario chino conocido fue el filósofo Lao Tse, que fue nombrado encargado de los archivos históricos reales de la dinastía Chou alrededor del año 550 a.C.

Aunque los primeros que escribieron sobre el Tao fueron los ascetas y ermitaños como Shen Tao (partidario de “abandonar el conocimiento y deshacerse del ego”), no fue hasta el siglo VI a.C cuando con el filósofo Lao Tse (o “antiguo sabio” nacido como Li Erh) comenzó realmente la filosofía del Taoísmo. Algunos expertos creen que fue un contemporáneo de Confucio (Kung-Fu Tzu, nacido como Chiu Chung-Ni) algo mayor que él. Existe también una estrecha relación entre Lao Tse y el legendario Emperador Amarillo Huang Di. En la antigua China, Lao Tse fue famoso por su sabiduría. Al percibir la creciente corrupción del gobierno se fue al campo. Así fue como el guardián de las puertas de la ciudad pidió a Lao Tse que escribiese la esencia de sus enseñanzas en beneficio de las generaciones venideras. Lao Tse escribió el Tao Te Ching, se fue y no se volvió a saber nada de él.

¿Cuál fue la relación entre un emperador desaparecido hace mucho y el bibliotecario de la Corte fundador del Taoísmo? Aunque está muy arraigado en la historia de China, el Taoísmo es una forma de vida y no una religión. Se basa esencialmente en el libro de Lao Tse llamado Tao Te Ching. Este libro consta de dos partes: la primera es el “libro del camino” y la segunda el “libro de la virtud”. Lao Tse pensaba que existe una armonía entre el cielo y la tierra y que cualquiera la puede encontrar en cualquier momento. Todo lo que tienen que hacer es seguir de forma natural el flujo de la naturaleza llamado el Tao o “el Camino”.

Su enseñanza básica es que no se puede hablar del Tao porque las palabras no pueden describir la infinitud del Universo. Junto con el desarrollo del Taoísmo como filosofía, fue evolucionando otra interpretación religiosa más estricta del Taoísmo. Este Taoísmo “religioso” contaba con sus propios templos, sacerdotes, ritos e imágenes simbólicas. Lao Tse era venerado como un “santo” y se realizaron sacrificios imperiales en su honor. Esta interpretación se nutría especialmente de las ideas del yin y el yang y de los “Cinco Elementos” (metal, madera, agua, fuego y tierra).

Durante este período comenzó a desarrollarse el panteón de deidades taoístas frecuentemente veneradas como dioses. En esta corriente del Taoísmo la astrología, alquimia y adivinación fueron tan importantes que la atención se desvió de la filosofía al ocultismo. Este movimiento fue en ocasiones conocido como Huang-Lao, por el legendario Emperador Amarillo Huang Di y Lao Tse

 

Compartir: