Contacto
Iniciar Sesión Ayuda

Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquíSi continuas navegando estás aceptándola.
Política de cookies +
Descubre las ventajas de la meditación online
Vídeos para manejar el estrés, vivir mejor, dormir, controlar la ira...
CLICK AQUÍ

 

Quién fue Mahavira

religion-mahavira

Mahavira fue el vigésimo cuarto y último Tirthankara de la religión jainista. Según la filosofía jainista, todos los Tirthankaras nacieron como seres humanos pero consiguieron un estado de perfección o iluminación a través de la meditación y la realización del Ser. Son los dioses de los jainas. Los Tirthankaras también se conocen como Jinas.

  • Tirthankara - Aquel que establece las cuatro órdenes de la religión (monjes, monjas, laicos hombres y laicos mujeres).
  • Arihant - Aquel que destruye sus enemigos internos como el enojo, avaricia, pasión, ego, etc.
  • Jina - Aquel que conquista sus enemigos internos como el enojo, avaricia, pasión, ego, etc. Los seguidores de Jina son conocidos como los jainas.

Mahavira nació el año 599 a.C como un príncipe en Bihar, India. A los 30 años abandonó su familia y hogar, prescindió de sus posesiones mundanas, incluida la ropa, y se hizo monje.

Pasó los siguientes doce años en silencio y dedicado a la meditación para conquistar sus deseos y sentimientos. Permaneció sin comer durante largos períodos. Puso especial énfasis en no dañar o incomodar a otros seres vivos, incluyendo animales, pájaros y plantas. Su forma de meditar, austeridades y comportamiento representan un bello ejemplo para los monjes y monjas dedicados a la vida religiosa. Su búsqueda espiritual se prolongó doce años. Al final consiguió una percepción, conocimiento, poder y felicidad perfectas. Esta realización se conoce como Keval-jnana.

 

 

Pasó los treinta años siguientes viajando descalzo por toda la India y predicando la verdad eterna que había conseguido. Atrajo a todo tipo de gentes, ricos y pobres, reyes y plebeyos, hombres y mujeres, príncipes y sacerdotes, tocables e intocables. Organizó a sus seguidores en una orden dividida en cuatro clases: monje (sadhu), monja (sadhvi), hombres laicos (shravak) y mujeres laicas (shravika). Posteriormente fueron conocidos como los jainas.

El objetivo último de sus enseñanzas es conseguir la liberación total del ciclo del nacimiento, vida, dolor, miseria y muerte para lograr el estado permanente de felicidad del Ser. Esto también se conoce como liberación, nirvana, libertad absoluta o Moksha.

Explicó que todo ser viviente (alma) está atado por la ley del karma, que registra las buenas y malas acciones. Bajo la influencia del karma, el alma está habituada a buscar el placer en el disfrute de las posesiones materiales. Esta es la causa profunda de los pensamientos y acciones violentas, la cólera, odio, avaricia y otros vicios, que acumulan más karma.

Mahavira predicó que la fe correcta (samyak-darshana), el conocimiento correcto (samyak-jnana) y el comportamiento correcto (samyak-charitra) contribuyen a conseguir la liberación.

La esencia del buen comportamiento de los jainistas se basa en los cinco votos que adoptan:

introducción de rituales complejos que casi situaron a Mahavira y otros Tirthankaras en el panteón de los dioses hindúes.

  1. No violencia (Ahimsa) - No causar daño a ningún ser viviente.
  2. Sinceridad (Satya) - Decir siempre la verdad.
  3. No robar (Asteya) - No tomar nada que no se les haya dado.
  4. Castidad (Brahmacharya) – Abstenerse de buscar el placer sensual
  5. Renuncia a las posesiones y desapego emocional (Aparigraha) - Renuncia completa a personas, lugares y posesiones materiales.

Estos votos son esenciales en la vida de los jainistas. Los monjes y monjas cumplen estrictamente estos votos, mientras que los laicos intentar cumplir los votos en la medida en la que sus estilos de vida se lo permitan. A la edad de 72 años (527 a.C), Mahavira falleció y su alma purificada abandonó su cuerpo y alcanzó la liberación completa. Se convirtió en un Siddha, una conciencia pura, un alma liberada, viviendo eternamente en estado de completa felicidad. La noche de su salvación, sus seguidores celebran el Festival de las Luces (Dipavali) en su honor.

 

religion-mahavira

 

Momentos significativos de la vida y enseñanzas de Mahavira

La fortaleza espiritual y la grandeza moral de las enseñanzas de Mahavira impresionaron a las masas. Convirtió a la religión en algo simple y natural liberándola de complejos rituales. Sus enseñanzas reflejan el impulso natural hacia la belleza interna y la armonía del alma. Su mensaje de no violencia (Ahimsa), verdad (Satya), no robar (Achaurya), celibato (Brahma-charya) y renuncia a las posesiones (Aparigraha) está lleno de compasión universal.

Mahavira enseñó que “la entidad viviente no es solo una integración de carne y hueso sino la morada del alma que potencialmente posee percepción perfecta (Anant-darshana), conocimiento perfecto (Anant-jnana), poder perfecto (Anant-virya) y felicidad perfecta (Anant-sukha).” El mensaje de Mahavira representa la libertad y la alegría espiritual de los seres vivientes.

Mahavira consiguió erradicar del intelecto humano la concepción de Dios como creador, protector y destructor. También denunció la adoración de dioses y diosas como forma de salvación. Enseñó la supremacía de la vida humana y subrayó la importancia de mantener una actitud positiva ante la vida. Mahavira también predicó el evangelio del amor universal, destacando que todos los seres vivientes, independientemente de su tamaño, forma y nivel de desarrollo espiritual, son iguales por lo que debemos amarlos y respetarlos a todos.

 

religion-mahavira

 

El Jainismo existía antes de Mahavira y sus enseñanzas se basaban en las de sus predecesores. Por tanto, a diferencia de Buda, Mahavira fue más bien un reformador y propagador de una orden religiosa ya existente y no el fundador de una nueva religión. Siguió las asentadas creencias de su predecesor el Tirthankara Parshvanath. No obstante, Mahavira reorganizó los principios filosóficos del Jainismo para adaptarlos a su época. Asimismo, predicó cinco grandes votos mientras que Parshvanath predicó cuatro grandes votos.

En lo referente al progreso espiritual, Mahavira pensaba que hombres y mujeres se encuentran al mismo nivel. El aliciente de la renuncia y la liberación también atrajo a las mujeres. Numerosas mujeres siguieron el sendero de Mahavira y renunciaron al mundo para buscar la felicidad última.

Unos pocos siglos después de la iluminación de Mahavira, la orden religiosa de los jainas (Sangha) se volvió mucho más compleja. Surgieron diferencias en algunos puntos menores, aunque no afectaron a las doctrinas originales predicadas por los Tirthankaras. Las generaciones posteriores vieron la introducción de rituales complejos que casi situaron a Mahavira y otros Tirthankaras en el panteón de los dioses hindúes.

 

Compartir: