Contacto
Iniciar Sesión Ayuda

Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquíSi continuas navegando estás aceptándola.
Política de cookies +
Descubre las ventajas de la meditación online
Vídeos para manejar el estrés, vivir mejor, dormir, controlar la ira...
CLICK AQUÍ

 

Quién fue Mahoma

religion-mahoma

Mahoma es el fundador y el principal profeta del Islam, así como la fuente del Corán. “Mahoma” –que significa “muy alabado”– nació en la Meca en el año 570. Su padre murió poco después de su nacimiento y perdió a su madre a los seis años. Mahoma fue educado principalmente por su tío para quien trabajó como pastor. A los 9 años (algunas fuentes señalan 12) se unió a su tío en una caravana con destino a Siria.

En su juventud, Mahoma trabajó como conductor de camellos entre Siria y Arabia. Pronto comenzó a ganarse la vida como organizador de caravanas para los comerciantes. En sus viajes Mahoma entró en contacto con personas de diferentes nacionalidades y creencias, como judíos, cristianos y paganos. (Cuadro comparativo: Islam, Judaísmo y Cristianismo).

A los 25 años, Mahoma comenzó a trabajar para Khadija, una viuda rica de la Meca 15 años mayor que él. Después se casaron y según todas las crónicas disfrutaron de un matrimonio feliz. Los primeros registros indican que “Allah le confortó a través de ella, ya que aligeró su carga”. Aunque la poligamia era una práctica común en aquella época, Mahoma no se volvió a casar hasta que ella murió 24 años más tarde.

 

 

Revelación Divina

Al final de sus treinta, Mahoma comenzó a ir regularmente a una cueva del Monte Hira a las afueras de la Meca, para buscar la soledad y la contemplación. En el año 610, a los cuarenta años, Mahoma volvió de una de sus visitas y le dijo a su mujer que o se había vuelto loco o se había convertido en profeta, porque había recibido la visita de un ángel. Khadija, que inicialmente se sobresaltó, se convirtió en su primera devota.

Mahoma dijo que mientras se encontraba en estado de trance el ángel Gabriel se le apareció y le dijo: “¡Proclámalo!” Pero como Moisés, Mahoma tenía dudas. Le contestó: “No soy un anunciador”. El ángel persistió y el Profeta continuó resistiéndose hasta que el ángel finalmente consiguió convencerle y le dijo:

¡Proclama en el nombre del Dios creador! El hombre fue creado de un coágulo de sangre. Proclama: Tu Señor es el más generoso, que ha enseñado por medio del cálamo; y enseña al hombre lo que no sabía (Corán 96: 1-3). Tras recibir el apoyo de Khadija y otra visita angélica, Mahoma sintió verdaderamente que había sido elegido como mensajero de Allah y comenzó a proclamar los mensajes que había recibido.

 

El mensaje de Mahoma a sus compatriotas fue el abandono del politeísmo pagano, la inmoralidad y el materialismo, arrepentirse del mal y adorar a Allah, el único Dios verdadero. Siempre dejó claro su papel en la obra de Dios; era solo un profeta. No era un ángel, no conocía los pensamientos de Dios y no hacía milagros. Simplemente anunciaba las enseñanzas recibidas.

En los tres primeros años de su ministerio, Mahoma sólo consiguió 40 seguidores. Como sus enseñanzas suponían una amenaza para la forma de vida en la Meca desde un punto de vista económico y moral, Mahoma y sus seguidores fueron perseguidos con saña. Al principio se burlaban de ellos pero después actuaron con violencia. Los miembros de este pequeño grupo fueron apedreados, cubiertos de basura mientras rezaban, apaleados, encarcelados y los comerciantes se negaron a tratar con ellos.

 

 

religion-mahoma

 

Hégira (emigración)

Las persecuciones continuaron intensificándose hasta que Mahoma recibió una buena noticia: había conseguido nuevos seguidores en la ciudad de Yathrib, 450 km al norte de la Meca. La ciudad necesitaba un líder fuerte y una delegación de Yathrib propuso a Mahoma para el cargo. A cambio, prometieron alabar solo a Allah, obedecer a Mahoma y defenderle junto a sus seguidores hasta la muerte. Allah reveló a Mahoma que aprobaba el asunto y Mahoma hizo planes para escapar a Yathrib.

Los líderes en La Meca descubrieron el plan de escape e intentaron impedirlo. Pero Mahoma y su fiel amigo Abu Bakr consiguieron escapar por el norte de la ciudad y llegaron sanos y salvos a Yathrib. Este suceso es celebrado por los musulmanes como la Hégira. El año en el que ocurrió, 622, es el año de comienzo del calendario musulmán. Yathrib fue renombrada como Medinat al-Nabi o “Ciudad del Profeta” y actualmente se conoce como Medina, “la ciudad”.

En Medina, Mahoma demostró ser un hábil político y hombre de estado así como un profeta.

Con gran habilidad consiguió unir a las cinco diferentes tribus de la ciudad, que se encontraban en conflicto, en una confederación bien organizada. Tres de estas tribus eran judías. Su fama se extendió y las gentes comenzaron a acudir desde cualquier lugar de Arabia para conocer el hombre que había obrado el “milagro”.

Batalla de La Meca

Tras establecerse en Medina y realizar la tarea que le había sido encomendada, Medina comenzó una batalla de varios años contra la ciudad natal de Mahoma. En el año 624, los musulmanes ganaron su primera batalla contra los habitantes de La Meca. Como estos últimos disponían de un ejército mucho mayor, los musulmanes tomaron la victoria como una señal de que Dios estaba de su parte. Sin embargo, en la siguiente batalla no salieron victoriosos y el propio Mahoma fue herido. En el 627 La Meca atacó Medina y Medina ganó la batalla. El profeta no volvería a perder una batalla.

En el año 630, Mahoma y su ejército invadieron La Meca y la derrotaron. El Profeta dedicó el templo de kaaba a Allah, fue testigo de la conversión al Islam de casi toda la población de La Meca y después volvió a Medina. Mahoma murió en el año 632 tras haber conquistado casi toda Arabia para el Islam.

 

Expansión del Islam

El año 634, el Islam se había expandido por toda la península arábiga. En los cien años siguientes a la muerte de Mahoma había llegado hasta el Atlántico por el oeste y hasta las fronteras de China por el este. Este éxito se debió en gran parte a las capacidades militares y políticas de los califas, los sucesores de Mahoma.

 

Compartir: