Tipos de té: los tés oscuros

Son conocidos por su historia y por sus propiedades curativas, son los tés post fermentados que sufren una oxidación NO enzimática en su proceso y que gracias a este proceso tienen la ventaja de aguantar el paso del tiempo e incluso mejorar con él.