Dances with the Wind

Fury Dance" es la historia de un bailarín de protesta coreano, Sam-hun Lee. Luchó por la democratización de Corea del Sur en los años 80 a través de la danza, mientras renunciaba a su propio sueño de convertirse en bailarín. La película lleva al espectador a través de destacados acontecimientos de la historia de Corea del Sur, mientras Sam-hun baila para aliviar las almas de las víctimas que fueron asesinadas por la violencia nacional coreana durante los últimos 30 años. Sin embargo, durante la masacre de Gwangju de 1980, Sam-hun desarrolla un trastorno de pánico. Por ello, cruza con dificultad el ferrocarril euroasiático cuando es invitado a asistir a un festival para bailar en Francia. A través de su viaje, intenta superar sus miedos claustrofóbicos en Francia, revisa su sueño perdido de convertirse en bailarín en Rusia y baila para las víctimas del Holocausto en Polonia. Documentada durante 15 años, esta película está dedicada a aquellos que perdieron sus nobles vidas mientras luchaban por la libertad contra el injusto poder político.