Tipos de té: el té blanco

Los mejores tés blancos se consideran aquellos que están compuestos tan solo de perfectas yemas, agujas de color plateado, llenas de vellosidad y de tamaños muy parecidos entre ellas. Son conocidos por su sabor dulce y delicado aroma.