El té y los cuatro elementos

Hablamos de: agua, fuego, aire y la propia tierra, componentes de los que estamos hechos todos y cada uno de nosotros y que todos ellos se traducen en uno solo; ENERGÍA. Nos ayudan a otorgar a la taza todos los elementos con los que estamos en conexión sin darnos cuenta y por el momento de nuestro ritual nos sentiremos mucho más conscientes de su presencia e importancia.