28 Glucosamina

La fuente principal de glucosamina se extrae de los crustáceos (como langostas, camarones o cangrejos) y de artrópodos pero la encontramos en nuestro cuerpo de forma natural. Nuestro sistema produce pequeñas cantidades de glucosamina para reparar varios tejidos dañados o debilitados. Á‰sta a su vez, se encarga de crear un tipo de cadenas llamadas glucosaminoglicanos, conocidos como GAGs, que son las responsables de reparar los cartílagos y articulaciones de nuestro esqueleto.