Yo no hablo para enseñarte algo