Siglo XV – XVIII

Durante el Renacimiento se mantenía vigente una mezcla peculiar de supersticiones antiguas y modernas. En Italia y España surge un tipo de hechicería con el objetivo de ganar dinero a través del placer; la figura de las cortesanas y mujeres de ciudad ejercen prácticas ligatorias y conjuros para atraer amantes. Son mujeres mal afamadas, mercenarias del amor, alcahuetas que son hábiles perfumistas y fabricantes de cosméticos milagrosos.