Los ocho pilares del yoga Patanjali

Estatua-de-Patanjala

Hoy nos adentramos en las raíces del yoga con una de las personalidades más relevantes para el mundo hinduista, Patanjali.

Patanjali escribió los famosos Yoga-Sutra, aforismos fundacionales del yoga, que datan del Siglo III a.C.

A pesar de que se trata de un texto corto, es relevante como eje vertebrador de la filosofía que subyace detrás del yoga. Más allá de una mera práctica sana que puedes realizar en cualquier lado, el yoga tiene una ancestral y compleja filosofía cuya espiritualidad se entreteje como una disciplina capaz de elevar nuestro espíritu.

Este se sustenta en ocho pilares básicos que engloba el triple eje Yo-Mundo-Otros individuos.

En este sentido, los diferentes aspectos del yoga que Patanjali planteó se deben entender como un poliedro de múltiples caras que tenemos que visualizar como un TODO mayor.

Ese todo nos ayudará a elevarnos como individuos a través de la práctica.

“Cuando estás inspirado por algún gran propósito, por algún proyecto extraordinario, los pensamientos rompen sus barreras; la mente trasciende sus limitaciones, la conciencia se expande en todas direcciones, y te encuentras en un mundo nuevo y maravilloso. Las fuerzas, las facultades y los talentos dormidos cobran vida y te das cuenta de que eres mucho más grande de lo que jamás hubieras soñado” Patanjali.

Los ocho pilares básicos son:

  1. YAMA: Es la actitud que tenemos frente a lo que nos rodea o la relación que tenemos con los demás.
  2. NIYAMA: es la actitud que tenemos para con nosotros mismos o autocontrol.
  3. ASANA: Se refiere a la práctica de las posturas de yoga para acondicionar el cuerpo como ejercicio físico.
  4. PRANAYAMAS: Es la práctica de ejercicios de respiración.
  5. PRATYAHARA: Se refiere a la abstracción de los sentidos.
  6. DHARANA: Es la capacidad de concentrarnos.
  7. DHYANA: Es la capacidad de desarrollar interacciones con lo que intentamos comprender o mejor definido como la meditación.
  8. SAMADHI: Se refiere al estado de plena conciencia o comprensión del propio ser. Llegar a este estado de concentración absorta conduce a un nuevo estado de éxtasis: el estado despierto o de liberación.

Una de sus particularidades de Yoga Sutra de Patanjali es “aquietar las fluctuaciones de la mente”, un viaje desde la distracción mental, el pensamiento disperso y la conceptualización sobre nosotros mismos.

Patanjali sistematizó la práctica del yoga en un camino de ocho pasos o estadios que están intrínsecamente conectados entre sí.

Si quieres comenzar a profundizar no te pierdas nuestros cursos de Filosofía en nuestra plataforma Televisión Consciente.

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *