¿Qué pasaría si no hubiera Luna?

28 de September de 2020

Seguro que alguna vez te has hecho esta pregunta. Nuestro planeta es único por muchas razones pero una de ellas es por poseer un satélite muy grande como es la Luna.

De hecho, podemos decir que formamos un sistema planetario doble, algo realmente anómalo entre los planetas que componen el Sistema Solar. La Luna nace en las primeras etapas de la Tierra  tras el impacto de un objeto mayor que Marte. Como aperitivo os contamos que si no hubiera Luna desaparecerían los eclipses y las noches serían mucho más oscuras de lo que nos resultan hoy en día. Las mareas también se verían afectadas y  serían menores, de hecho se dice que podrían llegar a ser un tercio de lo que son ahora. Todo lo contrario al nacimiento de este satélite que al estar más cerca de la Tierra, las mareas podían llegar hasta los 9 metros.

Pero lo más inquietante sería lo que le sucedería a nuestro propio planeta. La Luna juega un papel imprescindible en la estabilidad de los movimientos de la Tierra. Por un lado, la presencia de la Luna frena la rotación terrestre, de un modo muy sutil (del orden de unos microsegundos por año). Claro que si valoramos la edad de la Tierra estamos hablando ni más ni menos que de 5.000 millones de años que lleva nuestro planeta dando vueltas alrededor del Sol lo que significa una cifra bien alta.

Es más, sin Luna el día no duraría 24 horas sino entre 6 y 8 horas.

Sin la Luna la orientación del eje de la Tierra no se mantendría estable y experimentaría variaciones muy caóticas con el paso del tiempo. Que disfrutemos de una sucesión regular y periódica de las estaciones durante millones de años es, sin lugar a dudas, gracias a nuestra querida Luna.

Un ejemplo de esto último es Marte. El planeta rojo tiene dos lunas minúsculas y su eje de rotación ha cambiado 60 grados en los últimos 10 millones de años (en comparación, el eje terrestre oscila solo 1,5 grados cada 41.000 años).

Y si hablamos de las consecuencias sobre el clima de una variación caótica del eje de rotación harían muy difícil que la vida evolucionara como lo ha hecho en la Tierra.

Ahora cuando mires cada noche a la Luna la observarás con otros ojos.