Siglo XII-XV

En este periodo histórico nadie ponía en tela de juicio la existencia de las brujas o el diablo. Como en épocas anteriores, la mujer rural siguió realizando sus prácticas habituales y nunca admitió sus artes ante el médico masculino, ni se abrió a contarle sus secretos.