Los efectos de la Luna

Es bien sabido que la luna afecta a los océanos. Durante la Luna Nueva y la Luna Llena las mareas del mar cambian porque la gravedad de la luna tiene un efecto sobre el agua. Pero los océanos no son los únicos que sufren bajo la luna: ¡nosotros también estamos bajo su hechizo! Es bien sabido que la mayoría de los accidentes ocurren durante la luna llena: eso se debe a que nos empoderamos con ella y nos esforzamos por conseguir más de lo que somos capaces de soportar. Por ejemplo, un yogui se estira más de lo normal durante su práctica y se lastima. Por esta razón, en el Sistema Ashtanga Vinyasa los estudiantes no practican durante la Luna Llena o la Luna Nueva: para evitar lesiones. Es importante recordar que los yoguis practican Asanas para preparar su cuerpo para meditar durante largas horas sentados en la misma postura, sin molestias que les distraigan. Por lo tanto, si se lesionan, esto desafía todo el propósito, porque el dolor mantendrá su mente errante.