Beneficios del yoga en la vida cotidiana: los chakras

Contenido propio

28 de septiembre de 2020

Como hemos comentado en anteriores entradas del blog, el yoga no sólo es una fuente de beneficios para nuestro estado físico y mental, sino también para nuestra parte espiritual, esa parte tan importante de nuestra esencia que muchas veces dejamos de lado sin prestarle la atención que se merece.

En función a esto vamos a analizar las ventajas que aporta el yoga en nuestra vida espiritual y, concretamente, la forma en la que ayuda a abrir y alinear nuestros chakras.

Como sabemos, los chakras son centros de energía ubicados en nuestro cuerpo . Tenemos siete chakras principales:

  1. Muladhara o chakra raíz , localizado en el perineo (entre los genitales y el ano). Para poder ayudar a limpiar este chakra se recomienda practicar las asanas Tadasana (postura de la montaña), la Uttanasana (pinza de pie), la Utthita Trikonasana (postura del triángulo extendido); concrétamente en el vértice de esta última postura se encuentra dicho chakra.
  2. Sua-adhishthana   situado en el hueso sacro. Las asanas recomendadas son Dandasana (postura del bastón), Paschimottanasana (pinza sentada), Upavista Konasana (flexión sentada hacia delante), ya que influyen directamente sobre este chakra y estimula y masajea los órganos reproductores, la vejiga y el útero, asociados a este chakra.
  3. Manipura , en el plexo solar. Las asanas recomendadas para equilibrar este chakra son Dhanurasana (postura del arco), Ustrasana (postura del camello) y Setubandhasana (postura del puente), ya que masajean la zona lumbar y abdominal.
  4. Anajata , en la zona del corazón y los pulmones. Para abrir el chakra del corazón se recomienda las asanas Bhujangasan (postura de la cobra), Ustrasana (postura del camello) y Marjariasana (postura del gato).
  5. Vishuddha se encuentra en la garganta. Podemos abrir este chakra a través de a Vajrasana (postura del diamante), Viparita Karani Asana (postura del gesto invertido), Halasana (postura del arado).
  6. Agñá , también conocido como el Tercer Ojo situado en la glándula pineal, los ojos. Para abrir este penúltimo chakra recomendamos las asanas Janu Sirsasana (postura de la cabeza a la rodilla) y Makarasana (postura del cocodrilo).
  7. Sajasra-ara ubicado en la coronilla. Podemos practicar las asanas Vrksasana (postura del árbol), Salamba Sirsasana (parada de cabeza) y Ardha Padmasana (medio loto).

Tener los chakras correctamente alineados contribuye a una mejor experiencia vital y un beneficio no solo espiritual, sino también físico y mental. Para conseguir este objetivo, el yoga juega un papel muy importante ya que ayuda, con su práctica y la realización de asanas concretas, a equilibrar nuestros chakras de una manera óptima. Si queréis saber de una forma más completa como practicar las asanas que hemos visto en este artículo y muchas otras, prueba nuestros cursos de yoga .