Beneficios del yoga en la vida cotidiana: la respiración

Por todos es sabido el beneficio integral que aporta la práctica del yoga a nuestro cuerpo y mente; día a día se extiende su práctica porque está demostrado que aporta un provecho a nuestra rutina diaria, desde la ayuda a cultivar la relajación y tranquilidad hasta el fortalecimiento físico de nuestro cuerpo.

En este y los siguientes artículos vamos a analizar con detalle elementos del yoga que son especialmente útiles en nuestros quehaceres diarios. Aprenderlos, a través de la práctica de asanas, nos aporta unos beneficios de los que muy difícilmente podremos olvidarnos en nuestra cotidianidad. Lo más importante del Yoga no es solo la felicidad que genera al practicarlo, también que nos reeduque para que se extienda a las 24 días horas y finalmente nuestro día a día sea mucho más sano y feliz.

En el artículo de hoy hablaremos de la respiración. Realizando cualquier tipo de deporte, en un parto, en un ataque de ansiedad, en un momento de estrés, cuando caminas o cuando trabajas, la respiración es un elemento tan importante y transformador que según cómo se realice va a producir efectos diferentes en nuestro organismo. En esta sociedad actual, tan preocupada por la situación laboral, las tareas pendientes o el ocio olvidamos prestarle atención a cosas tan importantes como la respiración, que nos acompaña siempre.

Existen cuatro tipos de respiraciones. Vamos a analizarlas todas, haciendo hincapié en la última, que es la respiración completa o yóguica.

  • La respiración clavicular. Es una respiración en la que interviene la parte alta de los pulmones. Es la que realizamos cuando estamos nerviosos o tenemos ansiedad. Es la peor forma de respiración ya que es con la que se realiza un mayor esfuerzo y se recoge menor cantidad de aire.
  • La respiración torácica. Es otra forma de respirar incompleta, aunque forma parte de la respiración completa que veremos más adelante. En ella se utilizan los músculos intercostales, recogen una mayor cantidad de aire que la respiración clavicular, pero aún así, como hemos comentado, es incompleta. Se suele utilizar cuando los músculos abdominales no están tonificados.
  • Respiración abdominal.  Esta respiración, también conocida como diafragmática, se realiza, como su nombre indica, utilizando el diafragma. Es la que consigue introducir una mayor cantidad de aire en el cuerpo, por lo que lo oxigena mejor. Es una respiración muy relajante, mejora la circulación y masajea los órganos abdominales.
  • Respiración completa o yóguica. Esta respiración combina los tres tipos de respiraciones en una.  Se comienza con una respiración abdominal, dirigiendo el aire a la parte baja para pasar a la respiración torácica y terminando con una respiración clavicular. La exhalación se realiza de forma inversa, expulsando primero el aire de la parte alta, después la parte medio y terminando con la zona baja.

La respiración yóguica aporta una gran cantidad de beneficios. Aparte de los ya comentados, proporciona un autocontrol total, ayuda a la concentración, la relajación y aumenta nuestra capacidad pulmonar.

Si quieres saber más sobre la respiración yóguica y aprender el resto de técnicas para la práctica del yoga, anímate con nuestro curso de yoga para principiantes. Es una buena forma de comenzar a estar más sano, relajado y feliz.

3.50 avg. rating (79% score) - 2 votes
Televisión Consciente
Televisión Consciente es la plataforma de video en la que podrás encontrar clases de Yoga, cursos de meditación y tantra, un curso de superalimentos y miles de videos gratuitos de las temáticas que más te interesan.

Discussion — One Response