Yoga para niños: la mejor forma de aprender jugando.

yoga-para-ninos

Una sesión de yoga para niños es un espacio de disfrute y diversión que puede iniciarse desde muy temprana edad. Practicar yoga es una actividad que puede hacerse en familia lo cual permite estrechar aún más los vínculos y la conexión entre los niños y sus padres.

Se puede practicar en centros especializados como el de Cayetana Ródenas, que ofrecen clases dirigidas a niños o familias, pero también se puede realizar desde casa. Al practicar la disciplina en equipo se fomenta el compañerismo y la amistad, además de impulsar valores de respeto personal y hacia todo lo que nos rodea.

Son muchos los beneficios que el yoga puede aportar a los más pequeños. A nivel físico fortalece sus músculos y les aporta movilidad y elasticidad. También mejora la función cerebral, al mejorar su coordinación, el tiempo de reacción y la memoria. A esto se une la mejora de la capacidad para resolver problemas y adquirir información, así como el fomento de la imaginación y la creatividad.

A nivel emocional, el yoga, a través del aprendizaje de técnicas para mejorar los hábitos de respiración y bajo los principios de la paz, la verdad y la limpieza, estimula la calma del niño y la autoconfianza y a la vez contribuye a evitar trastornos del sueño e incluso la depresión. Es más, en un estudio llevado a cabo en la Universidad Internacional de Valencia se observó que el yoga ayuda además a detectar problemas de conducta, influyendo en la prevención de los mismos.

El intenso ritmo de vida en la sociedad en la que vivimos no solo afecta a los adultos sino también a los más pequeños de la casa. Los videojuegos, la presión de los colegios, el exceso de tareas y actividades extraescolares, así como la competitividad general que se vive en el día a día, lleva a los niños a un estado de ansiedad que a veces puede no ser beneficioso para su salud ni su desarrollo físico y mental. En estos casos, el yoga es una opción ideal para combatir el estrés en la edad infantil pues proporciona a los niños la relajación que necesitan pero sobre todo les permite desarrollar la concentración y despertar la conciencia sobre su propio cuerpo.

El yoga para niños se desarrolla con cuentos, canciones, bailes, dibujos e incluso disfraces donde se van desarrollando las técnicas de esta disciplina adaptadas a cada edad. Además, muchas posturas que se practican en yoga reciben el nombre de animales, insectos y otras formas que son reconocibles por los niños y que pueden imitar con facilidad. “De esta manera, los más pequeños lo perciben como un juego y mientras se divierten al mismo tiempo fortalecen su cuerpo y mejoran su flexibilidad pero además aprenden a respirar y a la vez a responder ante las emociones y sentimientos de una manera sana.” Así lo señala Martha Tena, profesora de yoga, danza Shakti y doula.

Más información sobre el yoga para niños.

5.00 avg. rating (92% score) - 3 votes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *