Beneficios de la cúrcuma

28 de September de 2020

La cúrcuma es una raíz emparentada con el jengibre que se emplea principalmente como especia. La cúrcuma es uno de los ingredientes del curry y le aporta su color amarillo intenso característico, procedente de la raíz de la planta. El tono amarillo es igual de intenso independientemente de si la planta se emplea fresca o seca. La cúrcuma tiene una preciosa flor muy apreciada en la industria floral, la variedad se llama “curcuma longa”, es blanca, recuerda al nenúfar y dura mucho incluso cortada.

Las propiedades de la cúrcuma fueron utilizadas por primera vez antes de Cristo en la India, en aquella época se utilizaba como colorante para la lana. A lo largo de la historia se ha empleado para colorear partes del cuerpo, pero su uso más extendido ha sido el de colorante textil, empleándose para teñir algodón , lana , seda , cuero , papel , lacas, barniz , ceras , tintes , etc.

Actualmente se estudia la composición química de la cúrcuma buscando propiedades medicinales contra el cáncer. La cúrcuma es un tónico estomacal y facilita la digestión, también es una planta protectora del hígado y un potente antiinflamatorio. Además, la cúrcuma es buena para el cerebro, su extracto protege los tejidos cerebrales de sustancias tóxicas como el plomo o el cadmio.

Propiedades y beneficios de la cúrcuma

  • Favorece el buen funcionamiento del sistema digestivo.
  • Los fenoles de la curcumina la convierten en un potente antioxidante.
  • Favorece la producción natural de cortisona, por lo tanto tiene una acción antiinflamatoria considerable.
  • Es antimicrobiana y fungicida, evitando el crecimiento de estos organismos en el cuerpo.
  • Numerosos estudios han encontrado en la cúrcuma un efecto tónico biliar y protector del hígado .
  • El rizoma de cúrcuma contiene unos 10 componentes anticancerígenos; especialmente efectivo contra el cáncer de cólon, boca, piel y mama.
  • Es especialmente recomendable para aquellas personas que padecen de falta de apetito, digestiones lentas, o gastritis crónica.
  • Su acción antiinflamatoria favorece la mejora de condiciones como la artritis y la curación de heridas. Gran parte de los antiinflamatorios, usados de forma continuada, acaban afectando a la función hepática. La cúrcuma, no solo no afecta negativamente, si no que es hepatoprotectora, ideal para procesos crónicos.
  • Su contenido en antioxidante fortalece el sistema inmunológico.