Silencio y corazón

Descripción     Más información

Hatha Yoga y movimiento orgánico Durante esta sesión de Yoga nos enfocaremos en entonar y flexibilizar el cuerpo en general, y en particular la caja torácica, la columna dorsal y abrir el espacio del corazón, favoreciendo la escucha profunda de nuestros cuerpos y el encuentro con los rincones de silencio que residen en nuestro interior. Desde el mapa yóguico, el corazón pertenece al cuarto centro energético de nuestro cuerpo (chakra). Su nombre es Anahata en sánscrito, que significa intacto, sonido no percutido. Es el centro de unión entre los tres chakras más inferiores, conectados con el plano material, y los tres superiores, representantes del plano espiritual. La práctica consta de una serie de asanas (posturas de yoga), estáticas y dinámicas, y una relajación profunda final.

Namasté

Mi nombre es Marta Tena y es

un honor para mí, estar hoy aquí, para compartir esta sesión de yoga contigo, en un lugar tan especial

como es el Cabo de Trafalgar, un lugar tan hermoso

La sesión de hoy la vamos a dedicar a

flexibilizar el cuerpo en general, pero en concreto, nos vamos a centrar en la zona del corazón, en la caja torácica y en la columna dorsal

Vamos

a ver si afinamos un poquito la escucha hacia dentro y podemos escuchar

el silencio

interior

Espero que disfrutes de esta práctica

En la sesión de hoy, vamos a comenzar en "Sukhasana", lo que llamamos postura fácil, que a veces

para algunos cuerpos sobre todo, cuando estamos iniciándonos en el yoga ,no es una postura fácil y requiere

pues algunas

algunos soportes o ayudas, que nos impulsen a poder crecer en la postura con la mínima tensión

Para eso vamos a cruzar las piernas, o una delante de la otra, o

por los tobillos

Vamos a intentar que las rodillas no estén por encima de las caderas, para eso si necesitamos colocar algo debajo de la pelvis como puede ser una mantita, o un cojín

Lo colocamos para poder alinear la columna

Si

la pelvis sube, la columna puede

alinearse mediante la basculación de la pelvis y es más sencillo para la columna, poder sostener una postura equilibrada en las diferentes curvas que la componen

Vamos a cerrar los ojos y a tomar una primera toma de contacto con el cuerpo, aquí y ahora

Con el aire que entra y sale de tu cuerpo

de forma natural y espontánea

sin intentar cambiarlo, simplemente observando como el aire entra en tu cuerpo, cómo involucra determinadas zonas

cómo hay otras partes que igual están

la mayor quietud

Observando también como el aire sale

Qué profundidad tiene el aire

en tu cuerpo

La temperatura

En tu próxima exhalación, manteniendo la postura

trata de soltar, de relajar las tensiones que puede haber en tu cuerpo

aquellas tensiones que no necesitas para mantener la postura internamente hacia la Tierra

Y complementaria a la fuerza de la gravedad que está impulsando el cuerpo y estas tensiones hacia la Tierra

Tenemos una fuerza de rebote, como una energía

una fuerza vital que desde la Tierra nos devuelve hacia el cielo

Nos ayuda a alinear la columna, nos ayuda a mantener la postura de una forma más cómoda

Vamos a tratar de buscar el equilibrio entre estas dos fuerzas

La fuerza de la gravedad

La fuerza de rebote

Y el diálogo que mantienen en nuestro cuerpo

El diálogo de estas fuerzas, también con la respiración

En tu próxima inhalación, lleva las dos manos juntas con la base de los pulgares apoyadas en el centro del corazón

Trata de crecer un poquito más desde el sacro hasta la coronilla como si abrieras espacio entre tus vértebras

Y en esta postura, vamos a tomar tres respiraciones completas

llenando en tres partes todo el cuerpo desde el vientre o el espacio intercostal y por último el espacio de las clavículas

Y al exhalar, vaciando el vientre, también en primer lugar, el espacio entre las costillas y en tercer lugar, el espacio clavicular

Y así a tu ritmo

toma estas tres respiraciones

inhalando y exhalando lo más profundo que puedas, tratando de vaciar completamente el aire de tu cuerpo y de llenarlo también de forma completa

Y en tu próxima exhalación

Relaja las manos sobre las rodillas, observa tu cuerpo desde dentro

llevando la atención en particular al centro del corazón

Vamos a empezar a hacer pequeños círculos, imaginando una espiral que crece desde el centro de tu pecho hacia fuera, irradiándose desde el centro

hacia fuera en círculos que van creciendo

y creciendo

En tu próxima exhalación cambia el sentido

Vamos a introducir un patrón de respiración

Inhalando, cuando el pecho se abre por delante

Exhalando, cuando la columna dorsal se redondea por detrás

Y poco a poco, vamos a ir introduciendo

en este movimiento del pecho, movimiento

de la pelvis, haciendo la circular también en esta dinámica en espiral manteniendo el patrón de respiración

Inhalando, cuando el pecho se abre al frente

Exhalando, cuando la columna se redondea por detrás

Observa tus brazos

mira a ver si mantienen tensión que no necesitas en este momento

Observa también que hace tu cuello

Intenta mantenerlo en alineación con el resto de la columna, con la tensión indispensable, para mantenerla en alineación

sin forzar

Y en tu próxima exhalación, cambia el sentido

Inhalando, al frente

Exhalando

redondeando tu columna

Igual puedes buscar en el movimiento una manera de ir deshaciendo las tensiones que no necesita tu cuerpo en este momento

Y poco a poco

Vamos a ir cerrando la espiral, regresándola hacia el centro

Haciendo los círculos cada vez más pequeños hasta que se hacen invisibles al ojo, aunque el movimiento continúa por dentro, en una espiral infinita hacia dentro

En tu próxima inhalación, lleva los brazos hacia el cielo

Exhalando, gira tu torso hacia la rodilla izquierda

Bajan los brazos colocándose el derecho, en la rodilla izquierda

El izquierdo como base de tu columna para crecer, ayudarte

a ir un poquito más profundo en la torsión al final de la exhalación

Inhalando, suben los brazos para exhalar torsionando tu columna hacia el otro lado, colocando también

Las manos como base y como soporte para ayudar a la torsión

Inhalando hacia el cielo, exhalando hacia la Tierra

Y en tu próxima inhalación a tu ritmo, sin acelerarlo, lleva los brazos hacia el cielo y exhalando

bajan por los lados, acariciando, sintiendo el espacio que te rodea

Cuando llegan a la Tierra tratando de revisar si hay tensiones en tu cuerpo que no necesitas en este momento, Torsiona

tu torso, suavemente hacia la rodilla derecha

En tu próxima exhalación

Abre el pecho, la barbilla, la mirada

para ir bajando desde la cadera, flexionando tu torso

En la inhalación, vértebra a vértebra, se va colocando, alineando la columna

Exhalando desde la cadera, vamos descendiendo con el pecho abierto, la mirada abierta

Lo último que desciende, la frente en dirección a la rodilla

El torso

Mirar hacia el frente y girando, hacia la rodilla izquierda

No es el mismo movimiento

Flexionando el torso hacia el frente, abre el pecho, la mirada

Lo último que baja, la frente en dirección a la rodilla

Suben redondito, abriendo bien tu pecho en la inhalación

Y al exhalar, entregando tu torso en dirección al muslo

En tu próxima inhalación, gira el torso hacia el frente abriendo el pecho, la mirada

En la exhalación relajando la frente en dirección

hacia la Tierra

Subiendo en redondito

vértebra a vértebra alineando la columna

Exhalando, flexiona tu torso hacia el frente, relajando la cabeza completamente al final de la exhalación

Inhalando

Recomponiendo la alineación de tu columna

Los brazos como te resulten cómodos

Puedes colocarlos hacia atrás cuando

flexionas la

el torso puedes colocarlos en las rodillas, para impulsar

tu pecho hacia

el cielo

Y en tu próxima exhalación

Reposa por una respiración completa con la frente en dirección hacia la Tierra

Colocando las manos al lado de las rodillas, utilizarlas como soporte para ir creciendo subiendo vértebra a vértebra

Con la mirada hacia dentro, los ojos cerrados, observa ahora tú respiración

Observa los cambios que han podido ocurrir en tu cuerpo

Inhalando

lleva de nuevo los brazos hacia el cielo, abriendo como un abanico por los lados de tu cuerpo

Entrelazando los dedos, uniendo las puntas de los pulgares, las manos quedan encima de la cabeza, los hombros alejados de las orejas

En tu próxima exhalación

Gira

suavemente el torso hacia el lado

Los brazos nos ayudan a abrir en la zona de la axila

Es una pequeña flexión lateral de la zona dorsal, tratando de mantener la zona lumbar alineada y sosteniendo

Y así, en la inhalación la columna se alinea en el centro, exhalando en los lados

Observa tus hombros

Observa si hay tensión que no necesitas en este momento

Y en tu próxima exhalación, deja que los brazos vayan hacia delante redondeando el pecho también en la zona dorsal

Inhalando

en el

otro lado, completando la inhalación en el centro y llevando los brazos de forma cómoda y sin forzar lo más atrás que puedas

En la exhalación, flexionamos dorsalmente, hacia un lado, hacia el frente, inhalando

hacia el otro lado y hacia arriba

Y sigamos construyendo un movimiento

circular, continuo

En tu próxima inhalación cambia el sentido

Inhalando, gira las palmas de tus manos hacia el cielo, estirando y en los brazos alejando los hombros de las orejas, tirando aún un poquito más tu columna hacia el cielo

En tu próxima exhalación, suelta las manos en dirección a la tierra, colocándolas sobre las rodillas

Observa si hay tensiones en tu cuerpo que en este momento no necesitas, cómo está la respiración

Y de nuevo, ponemos atención en si hay tensiones que no necesitamos

Ayudándote de las manos, vamos a estirar las piernas

Si necesitas ayudar al cuerpo con el contacto físico, no dudes en hacerlo

Para mantener la postura suele ayudar a abrir un poquito las nalgas hacia los lados para sentir los isquiones firmemente enraizados en la tierra

Las piernas las vamos a mantener estiradas, abiertas la anchura de las caderas

La pelvis basculada

Si ves que se redondea mucho o sientes mucha tensión en la zona de los gemelos y los isquiotibiales, puedes colocar una mantita, un cojín

para que suba un poquito tu cuerpo y ayude a ir a

a mantener la postura y a entrar en la postura que vamos a hacer ahora

Llevando las manos

hacia el cielo trata de crecer un poquito más

Exhalando, baja por los lados

Inhalando, vuelve a subir los brazos

Vamos a flexionar el torso hacia delante, manteniendo la columna alineada sin flexionarla todavía

Una flexión desde la cadera

Inhalando, suben de nuevo los brazos

Exhalando, una flexión desde la cadera

Inhalando, suben los brazos

Y en la próxima exhalación, cuando llegues al tope en la cadera, sí que flexiona también tu columna colocando las manos allá donde lleguen, en los pies, tobillos

en las piernas

Creciendo

un poquito más para ir entrando en la postura

Y así con cada inhalación, cogiendo aire llenando tu cuerpo

al exhalar, intentando ir un poquito más profundo dentro de la postura

En tu próxima inhalación, lleva los pies en punta, llevando las manos por las piernas

Redondea tu columna

Las manos suben por el torso, el pecho, el cuello

Crece toda la columna hacia el cielo

Y exhalando, vamos de nuevo hacia la pinza

Inhalando

los pies se colocan en punta, acarician las manos

El cuerpo hace todo el recorrido

exhalando

en la pinza

Y así, vamos poco a poco, creando un movimiento de ola, como el mar que nos acompaña hoy pero dentro de tu cuerpo

La próxima vez

que exhales, mantén la postura

Observando la respiración igual es más difícil respirar en algunas zonas de tu cuerpo y el aire se va a llenar otras

Y en la exhalación

trata de ir un poquito más profundo

en la flexión

Inhalando, estira tus brazos hacia el frente y ve subiendo desde la cadera

Exhalando, bajan las manos por detrás y se colocan con las puntas mirando hacia el frente

Los pies también en punta y sube la pelvis como si tiraste de un hilito desde el cielo

Todo el cuerpo alineado los brazos bien firmes y si sientes confianza y no tienes problemas en las cervicales, puedes dejar que la cabeza repose hacia atrás

En tu próxima exhalación lleva las nalgas hacia la esterilla

Inhalando

los brazos hacia el cielo

Exhalando, hacia la pinza

"Paschimottanasana

" En tu próxima inhalación, sube los brazos por el frente

Exhalando, se colocan detrás, los pies en punta, sube la pelvis, la cabeza relajada

Y así, al ritmo de tu respiración, vamos a enlazar estas dos posturas

Exhalando

la postura de la pinza

Mantén

la postura con unas respiraciones

Inhalando

llena bien tu cuerpo de aire, de prana, nutriéndole

Exhalando, trata de ir un poquito más profundo dentro de la postura

En tu próxima inhalación, estirando bien los brazos hacia el frente, subiendo

Exhalando

baja las manos, la mirada hacia dentro, observa tu cuerpo tu respiración

En tu próxima inhalación, cruza las piernas por delante de ti, para tomar un pequeño impulso, colocarte en la postura de "Cuadrupedia"-cuatro patas

Con las rodillas colocadas debajo de las caderas también abiertas la anchura de las caderas y las manos colocadas debajo de los hombros, bien abiertos todos los dedos

El dedo corazón mira hacia delante, los brazos

una pequeña

un pequeño giro hacia dentro lo que hace que la doblez del codo quede mirando hacia delante y así tenemos dos grandes pilares En tu próxima inhalación, báscula la pelvis, lleva el ombligo hacia la Tierra, redondeando bien tu columna

La mirada que sube bien arriba en tu exhalación

De nuevo, desde un movimiento basculación de cadera, ve redondeando la columna vértebra a vértebra hasta la coronilla, la cabeza que se relaja completamente entre los brazos

Inhalando

este movimiento de pelvis

Dibuja una gran sonrisa en tu columna

La mirada viene arriba

Exhalando

Redondea tu columna hasta que la cabeza pueda relajarse completamente entre los brazos

Extiende tu columna, la mirada abierta hacia el cielo

Exhalando, redondea tu columna

Observa tus brazos

que se doblen, que se mantengan firmes sosteniendo la postura igual que las piernas, activas

En tú próxima exhalación, gira las manos hacia dentro con las puntas de los dedos mirándose, la columna se redondea como veníamos haciendo en el anterior Vinyasa

En tu inhalación, abre el pecho, lleva la barbilla en dirección a la Tierra, a la esterilla

Exhalando, estira los brazos, redondea tu columna, relaja la cabeza entre tus brazos

Inhalando

abre la barbilla, el pecho en dirección a la tierra doblando tus codos

En la exhalación

se estiran redondeando bien tu columna, desde el sacro hasta la coronilla

En tu próxima exhalación, vuelve a girar las manos hacia el frente

completando

la postura

Inhalando lleva

las nalgas hacia los talones, juntando tus rodillas, alineando la columna

Las manos sobre los muslos y la mirada hacia dentro

En tu próxima inhalación

lleva el pecho hacia el frente abriendo como si tirasen de un cordoncito hacia delante

Exhalando

la columna se redondea hacia atrás

Sería como el mismo movimiento que hacíamos antes en la postura de "Gato-vaca", pero con otro soporte

Exhalando, se redondea la columna

Inhalando, se abre el pecho hacia el frente

Flexiones espinales dinámicas unidas a la respiración

Y tu próxima inhalación, sube los brazos hacia el cielo como si fueran una prolongación del centro de tu corazón

Bajan por los lados y exhalando, se juntan en los dorsos de las manos, acercándose hacia la cara, el pecho el pubis, las piernas

Suben en la inhalación, abriéndose y extendiendo completamente los brazos desde el centro del corazón

Inhalando

pura expansión

Exhalando

en contracción

Vuelta al centro

Y tu próxima exhalación, cambia el sentido

Inhalando, suben los brazos por detrás de arriba

Exhalando, se juntan los dorsos, suben por las piernas, el pecho y desde la frente se abren por los lados, como dibujando dos infinitos

Relajando tus manos, continúa

abriendo las flexiones espinales, abriendo el pecho hacia el frente, redondeando la columna, pero ahora con un movimiento un poquito más pequeño

un poquito más dinámico

movimiento que se va haciendo cada vez más pequeñito, regresando hacia el centro

hasta que el movimiento se detiene en la alineación de tu columna

Abriendo las piernas, coloca las dos manos cerca de la base de tu cuerpo, cómo juntando las escápulas, abriendo el pecho hacia el frente

Las piernas están estiradas y los pies en flexión, con las puntas hacia el cielo

Es un ligero cambio

de peso, de mano a mano

Y llevando las manos a las piernas, continuamos

con el movimiento, pero estás haciendo una flexión

lateral

dinámica

Exhalando

hacia el lado

Inhalando

una inhalación

alineando la columna

Exhalando, en los lados

Inhalando en el centro

Y el brazo que queda libre sube por el costado, abriendo espacio en el pecho

Y en tu próxima exhalación, que el brazo continúe haciendo un gran arco con el codo abierto hacia atrás, el hombro también

En la inhalación, al tiempo que se alinea la columna, sube el brazo hacia el cielo

Exhalando

hacia el lado

En tu próxima inhalación, lleva los dos brazos hacia el cielo, girando el torso en dirección a una de las piernas

En próxima exhalación, flexiona el tronco desde la cadera

Flexiona en segundo lugar, la columna hacia la pierna que está estirada

Agarrando con tu mano allá donde lleguen tus brazos en el pie, el tobillo, la pierna

Inhalando, estira tus brazos hacia el frente, sube por el camino que llegaste, llevando el torso hacia el frente y girándolo hacia la otra pierna

En la exhalación flexiona tu cuerpo desde la cadera

Flexiona también la columna

Mantén la postura

Manteniendo

una de las manos en el pie lleva el tronco hacia el frente, agarrando los pies con ambas manos

En tu próxima inhalación, lleva los pies en punta, suben las manos por las dos piernas

La columna se va alineando

Sube en redondito

Terminando la inhalación, creciendo

Y en la exhalación, el torso se inclina hacia el frente

Vamos a hacer una postura dinámica

Inhalando

hacia el cielo

Exhalando

hacia la Tierra

En tu próxima exhalación, lleva las manos

a las piernas, la mirada hacia dentro

Observa si hay tensiones que puedes relajar, soltar

tensiones que no necesites en este momento, qué ajustes puedes hacer en la postura para sentir una mayor comodidad

Tomando con las manos las rodillas por debajo, junta

las piernas, abrazándolas, acercando el pecho hacia los muslos

Tratando

de relajar el cuerpo internamente, en la postura de ayudarte, del movimiento, de la respiración para poder soltar tensiones que se hayan podido quedar

en tu cuerpo por la postura

Abriendo un poquito las piernas delante de ti, subiendo con los brazos, ve acercando tu pecho al espacio que queda entre tus piernas, introduciendo los brazos entre medias

Si ves que no puedes tener un apoyo de la planta del pie completa puedes introducir una mantita o algún otro soporte en los talones, porque es importante en la postura que la planta del pie esté reposando y que el cuerpo pueda estar

relajado

Juntamos las

las manos en el mudra de la oración

Los brazos nos ayudan como soporte para abrir

la cadera

Trata de crecer un poquito más desde el sacro hasta la coronilla

El cuerpo está

activo en la postura, creciendo en todo momento

En tu próxima exhalación, gira las palmas con las puntas mirando hacia la Tierra

Inhalando

toma impulso y como subiendo con la columna alineada, estira las piernas, una ligera extensión de la columna

Exhalando

baja con las manos en el mudra de la oración

Con la columna alineada, de nuevo en la postura "del Cuervo"

Exhalando, bajan las manos

Inhalando

toma impulso, sube con la columna alineada

sigue el ritmo de tu respiración

Exhalando hacia la Tierra

Inhalando hacia el cielo

Una vez más

Abre un poquito más tus piernas con las puntas de los pies mirando hacia las diagonales

Vamos a doblar las rodillas, siempre en dirección a las puntas de los pies

La columna vertebral baja alineada cómo

si te sentases sobre la pelvis, tratando de evitar está basculación hacia fuera

Basculamos hacia dentro, no mucho, neutra

Los brazos se cruzan al frente

Inhalando

suben al cielo estirando las piernas

Exhalando

e inhalando

Vamos a hacer una pequeña modificación en los brazos

Y el movimiento un poquito más dinámico

Observa tus rodillas, que no sobrepasen las puntas de los pies y que siempre vayan dirigidas en esa dirección, así estarán protegidas

La próxima vez que exhales, mantén la postura

en esta sentadilla amplia

Estirando

las piernas suavemente, observa a tu cuerpo desde dentro

Luego, partiendo

de esta postura en la sentadilla amplia, vamos a llevar el impulso del cuerpo

Primero, hacia uno de los pies

La fuerza

de rebote nos devuelve hacia el centro y tomamos impulso hacia el otro lado

Inhalando

Exhalando

Los brazos acompañan, abriendo

hacia los lados como dos grandes alas, que parten del centro del corazón

Poco a poco, vamos a ir llevando el torso en dirección a los lados

Y a introducir un pequeño saltito

Vamos haciendo el movimiento más pequeño hasta que regresamos al centro

En tu próxima inhalación, lleva los brazos hacia el cielo entrecruzando los dedos de tus manos, con los pulgares juntos, como hicimos al principio de la sesión

En tu próxima exhalación, doblando ligeramente las rodillas o cerrando un poquito las piernas, lleva el torso hacia un lado y de ahí, hacia delante, hacia un lado y al otro, dibujando

Un amplio círculo con tu columna

En la exhalación, las rodillas se doblan abriendo espacio en tu torso, como si estuvieras abrazando, acogiendo

algo entre tus brazos

Poco a poco, vamos a ir soltando las manos, pero manteniendo esta sensación de que están unidas, de que están abrazando

algo

Puede ser una gran pelota de playa

Puede ser la tierra

Vamos a irle dando un

movimiento

En la exhalación

más suelto

Y una vez más

En tu próxima inhalación, cambia de sentido

Y haciendo el movimiento más chiquitito, vuelve a entrelazar los dedos de tus manos, juntando

la punta de los pulgares

Inhalando, gira las palmas hacia el cielo, estira tus brazos, alejando los hombros de las orejas

Exhalando

suelta

las manos, relaja tus brazos

Cerrando un poquito más tus piernas, una apertura sobre la anchura de las caderas, trata de enraizar firmemente las plantas de tus pies, de sentir que conectan con lo profundo de la tierra para darte el susten, nutrición, para impulsar tu cuerpo hacia el cielo

Cuando sientas

esta firmeza, lleva uno de los pies cerquita del tobillo o en la rodilla o en la ingle

Y las manos juntas al centro del corazón con la base de los pulgares llamando a este centro

Lleva las manos juntas hacia el cielo

Igual puedes observar como tú centro de gravedad cambia de centro de equilibrio, también varía

Llevando de nuevo las manos al centro del corazón y manteniéndolas aquí, lleva la rodilla hacia el frente

Sin tocar todavía el suelo estira bien tu pierna con el pie en punta hacia el frente, manteniendo la pelvis alineada

Soltando

las manos

y la cadera

Suelta tu pierna manteniendo aún el equilibrio desde la ingle

Apoyando el pie, enraizándolo firmemente en la tierra

Cuando sientas está firmeza, está nutrición y susten, desde abajo lleva el otro pie o bien el tobillo, o la rodilla, o con el talón en la ingle

Las manos en mudra de la oración al centro del corazón

Juntando las dos manos hacia el cielo, observa los cambios internos que se producen

Hazlo de nuevo

Las manos al centro del corazón, lleva la rodilla hacia el frente, estirando bien la pierna, manteniendo la pelvis alineada

Llevando las manos a las caderas, soltando la pierna

haz un movimiento

De nuevo, apoyando el pie, vamos a tener los dos pies enraizados firmemente sostenidos

Pudiendo atraer esta conciencia de la que hablamos al principio, de sentir

la fuerza de la gravedad

en tu cuerpo

Como la impulsa

impulsa tu cuerpo hacia la Tierra, y como desde la Tierra surge una fuerza vital, que te impulsa hacia el cielo

Partiendo

de la solidez que te sustenta en la tierra, observa si hay algún impulso en tu cuerpo, si hay alguna necesidad de movimiento

Si tu cuerpo

Te pide

Moverse de alguna manera, te invito a abrirle el espacio, a permitirlo

No tratando de hacer nada bonito, si no algo auténtico, algo que nazca en este momento

de tu cuerpo

de lo más profundo de ti

Sintiendo

aún más la fuerza de la gravedad, poniéndole un poquito más de

Ímpetu

acrecentándola

Vamos a imaginar que nuestro cuerpo se hace pesado

que es llamado por la tierra

para descansar sobre ella y así, poco a poco, buscando un camino hacia la Tierra

para tumbar tu cuerpo

para darte un momento de relajación

Un encuentro contigo misma, contigo mismo

Si quieres probar en la postura tradicional de yoga en "Savasana", abre tus piernas un poquito más allá de la anchura de tus caderas dejando que los pies caigan por los lados, los brazos a ambos lados del cuerpo, las palmas miran hacia el cielo

Deja que el peso de tu cuerpo caiga hacia la Tierra

Que la tierra pueda abrazarte

Y así, con cada exhalación

puedes ir cayendo un poquito más profundo

dentro de la tierra, dentro de ti

Audio y subtítulos

Audio:

  • Español

Subtítulos:

  • Español
  • Inglés

Videos relacionados

Cómo alcanzar la luna
Locked

Cómo alcanzar la luna

Yoga para niños - Espacio
Locked

Yoga para niños - Espacio

Saludo al sol
Locked

Saludo al sol

Introducción
Locked

Introducción

Hatha Yoga restaurativo

Hatha Yoga restaurativo

Clase 2: Un camino a la liberación a través de la compasión.
Locked

Clase 2: Un camino a la liberación a través de la compasión.

Sesión 4: Primera serie de Ashtanga
Locked

Sesión 4: Primera serie de Ashtanga

Halâsana o postura del arado
Locked

Halâsana o postura del arado

Aliviar la lumbalgia
Locked

Aliviar la lumbalgia

Yoga para mejorar tu vida 2: Asanas para fortalecer tus abdominales.
Locked

Yoga para mejorar tu vida 2: Asanas para fortalecer tus abdominales.