Instrucciones - Meditación Whriling OSHO

Duración: 00:05:22 La MEDITACIÓN WHIRLING OSHO, es una antigua técnica sufí. Mientras todo tu cuerpo se está moviendo, toma conciencia de tu propio ser, del observador que permanece inmóvil y está en el centro. Aprenderás a ser un testigo en el centro del ciclón sin identificarte con nada. Esta meditación se hace mejor con el estómago vacío y vistiendo una ropa suelta y cómoda. La meditación se practica con su música específica OSHO Whirling Meditation, la cual indica y apoya energéticamente las diferentes fases. La música de la OSHO Whirling Meditation está disponible a través de diversos distribuidores musicales en formato de CD, descarga y streaming.. Algunos enlaces a continuación : Apple: https://apple.co/2BC6him Amazon: https://amzn.to/3kcKL5E Spotify: https://spoti.fi/39D0q96 *INSTRUCCIONES:* La meditación dura una hora y tiene dos etapas: girar y descansar. La meditación termina cuando oigas tres veces el sonido de una campana. Primera etapa: 45 minutos Se gira en un mismo lugar dando vueltas en el sentido contrario a las agujas del reloj, manteniendo el brazo derecho en alto con la palma de la mano hacia arriba, y el brazo izquierdo hacia abajo con la palma de la mano hacia abajo. Gira como lo hacen los niños cuando dan vueltas. A las personas que les resulte incómodo girar en el sentido contrario a las agujas del reloj, pueden hacerlo en el sentido de las agujas del reloj, cambiando también la posición de los brazos. Mantén tu cuerpo relajado y los ojos abiertos pero sin enfocarlos en nada, de forma que las imágenes se vean borrosas y en movimiento. Permanece en silencio. Durante los primeros 15 minutos, gira despacio. Luego, aumenta la velocidad de forma gradual hasta que el giro se apodere de ti y te conviertas en un remolino de energía. La periferia es un torbellino de movimiento, pero el testigo en el centro permanece en calma y en silencio. Cuando estés girando tan rápido que no puedas mantenerte de pie, tu cuerpo se caerá al suelo. No decidas de antemano cuándo vas a caer ni trates de controlar el aterrizaje; si tu cuerpo está relajado, aterrizarás suavemente y la tierra absorberá tu energía. Cuando te hayas caído, quédate ahí, es en este momento cuando da comienzo para ti la segunda etapa de la meditación. Segunda etapa: 15 minutos Si al terminar la música todavía no te has caído, deja caer tu cuerpo al suelo. Ponte inmediatamente bocabajo para que tu ombligo esté en contacto con la tierra. Siente que tu cuerpo se funde con la tierra como un niño pequeño se funde con el pecho de su madre. Si alguien está muy incómodo tendido de esta manera, puede acostarse bocarriba. Mantén los ojos cerrados y permanece pasivo y en silencio.