Iniciar Sesión Ayuda

Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola.
Política de cookies +

Aero Yoga:
Yoga en el aire

 

El AeroYoga es una variante de yoga registrada por el español Rafael Martínez. Consiste en un método artístico de crecimiento personal que utiliza la suspensión en un columpio especial.

También existen otros tipos de yoga que utilizan hamacas suspendidas llamados "anti-gravity yoga" o "aerial yoga."

 

¿Cómo son las clases?

Al igual que otros tipos de hatha yoga, estas clases se concentran en la respiración y bienestar, pero utilizando elementos externos como columpios, gomas elásticas, pesas o piedras calientes.
El aeroyoga es el primer método en ingravidez que propone 3 variantes bien diferenciadas según los objetivos que busca el alumno:

  • Yoga Aéreo: el más holístico.
  • Pilates Aéreo (AeroPilates): el más técnico.
  • Fitness Aéreo: el más aeróbico.

Las clases duran 60 minutos.

Beneficios de Yoga Aéreo

La evidencia indica que al facilitar la flexión y el estiramiento de todo el cuerpo durante el ejercicio, se fortalecen y rehabilitan los músculos y las articulaciones. Por otro lado, como el cuerpo cuelga libremente, se descomprime la columna vertebral. Al igual que con otras formas de ejercicio activo, el aparato circulatorio, respiratorio y digestivo mejoran gracias al aumento de la circulación sanguínea. El yoga en general y el yoga antigravedad en particular son beneficiosos para la salud emocional, psicológica y espiritual.

 

Disfruta del Yoga
desde Casa
Clases con los mejores profesores en los paisajes más increíbles
CLICK AQUÍ

 

¿Es bueno para principiantes?

El aeroyoga no excluye a nadie. Dicen que "ha sido estudiado para que toda la población, sea cual sea su estado físico, pueda disfrutar y sacar un máximo beneficio".
El aeroyoga tiene tres niveles de intensidad bien definidos siendo el primero de ellos, el nivel "0" (Aeroyoga restaurativo) apto para todos. Su objetivo es lograr la relajación plena y dejar que el cuerpo fluya sin esfuerzo con la ayuda del columpio.

 

Compartir: