Yoga para niños, ¿Cuáles son sus beneficios?

25 de octubre de 2021

Una sesión de yoga para niños es un espacio de disfrute y diversión abiertos a toda la familia. Los videojuegos, la presión de los colegios y la competitividad general de la sociedad, llevan a los niños a un estado de ansiedad perjudicial para su salud y su desarrollo físico y mental.

Es muy importante que, dentro del desarrollo del niño, se haga especial hincapié en fomentar los distintos tipos de inteligencia que todos poseemos pero algunas, más remarcadas que otras según la persona.Los 12 tipos de inteligencia son:

  1. Inteligencia lingüístico-verbal
  2. Inteligencia lógico-matemática
  3. Inteligencia espacial
  4. Inteligencia musical
  5. Inteligencia corporal cinestésica 
  6. Inteligencia Intrapersonal
  7. Inteligencia Interpersonal
  8. Inteligencia Naturalista
  9. Inteligencia Existencial
  10. Inteligencia Creativa
  11. Inteligencia Emocional
  12. Inteligencia Colaborativa

El yoga para niños es un espacio donde la imaginación y la creatividad son cultivadas y disfrutadas.

¿Qué beneficios tiene el yoga para niños?

Los niños se benefician enormemente del yoga. Desde el punto de vista físico, mejora su flexibilidad, fuerza, coordinación y conciencia corporal. Además, intensifica su concentración, tranquilidad y relajación. Al practicar yoga, los niños hacen ejercicio, juegan, se conectan más con su yo interno y desarrolla una relación íntima con el mundo natural que les rodea. El yoga saca a la superficie esa maravillosa luz interna que posee los niños.

  • Proporciona relajación y calma
  • Fomenta el compañerismo y la amistad Impulsa a sostener valores de respeto personal y hacia todo lo que nos rodea
  • Despierta la conciencia corporal
  • Estira y fortalece el cuerpo
  • Mejora la flexibilidad
  • Desarrolla las capacidades motoras y de coordinación
  • Enseña a responder ante las emociones y sentimientos de una manera sana Fomenta la imaginación y la creatividad

Característica del yoga para niños:

El Yoga para niños se desarrolla con cuentos, canciones, bailes, dibujos e incluso disfraces donde se van desarrollando las técnicas de Yoga adaptadas a cada edad. En cada clase se fomenta la imaginación y la creatividad. A través de clases creativas y dinámicas, los pequeños de la casa aprenderán a mejorar la quietud, equilibrio, flexibilidad, atención, paz, delicadeza, conexión, salud y bienestar. Para los niños, practicar yoga es un juego más con el que pueden dejar volar su imaginación y convertirse en animales, viajar a países exóticos o conocer otras culturas. Los niños han de descubrir el mundo por sí mismos. Decirles que piensen más, lo hagan mejor o sean de cierta manera porque ello les beneficia no es la mejor manera de enseñarles. Es preferible ofrecerles un entorno de atención, cariño y creatividad para que puedan ir descubriendo sus propias verdades.

¿Cuál es la edad apropiada para que los niños practiquen yoga?

Hasta los 3 añitos pueden practicar Yoga para Bebés, y a partir de los 3-4, ya podrían pasar al divertido mundo del Yoga Niños o en Familia.

Cuando los niños imitan los movimientos y sonidos de la naturaleza, tienen la oportunidad de adentrarse en otro ser e imaginar que cualidades sus cualidades. Por ejemplo, cuando adoptan la postura del león (Simhasana) no sólo experimentan el poder y la presencia de un león, sino también su propio sentido de poder: cuándo han de ser agresivos y cuándo deben retirarse.

Los movimientos físicos introducen a los niños en el verdadero significado del yoga: unión, expresión y honor para uno mismo y el papel que juegan en el delicado equilibrio de la vida. Experiencia con los niños El yoga con niños ofrece posibilidades de aprender, pasar un buen rato juntos y establecer las bases de una práctica que podría continuar estrechándose a lo largo de la vida.

Todo lo que se necesita es un poco de flexibilidad por parte de los adultos porque, como descubrí rápidamente cuando comenzó a enseñar yoga a niños de preescolar, el yoga para niños es bastante diferente de las clases de yoga para adultos.

Cuando se estiran como un perro, se mantiene en equilibrio como un flamenco, respiran como un conejo o se mantiene de pie fuertes como un árbol, una conexión entre el macrocosmos de su entorno y el microcosmos de sus propios cuerpos. La importancia del respeto hacia todas las formas de vida y el principio de interdependencia se vuelven evidentes. Los niños comienzan a comprender que todos estamos hechos de la misma "sustancia", aunque tengamos diferentes formas.

Considérate un facilitador/a en lugar de un profesor/a. Si eliges unirte a ellos, el proceso de enseñanza y aprendizaje será recíproco y proporcionará a todos una oportunidad para crear, expresarse y crecer juntos.

Si quieres conocer nuestras clases de yoga para niños, te invitamos a visitar Televisión Consciente