Masaje ayurvédico Abhyanga

28 de September de 2020

El masaje Abhyanga es una práctica profunda de rejuvenecimiento y expresión de amor hacia ti misma ya que beneficia tanto el cuerpo como la mente. La práctica diaria del auto-masaje restablece el equilibrio de los doshas y mejora el bienestar individual y la calidad de vida.

¿En qué consiste el masaje Abhyanga?

Consiste en embadurnar amorosamente todo tu cuerpo, con aceite natural tibio, desde la cabeza hasta los deditos de los pies.

“El cuerpo de la persona que se realiza el auto-masaje con aceites naturales regularmente, no se ve afectado, incluso si esta sujeto a un trabajo extenuante o daños accidentales. Con la realización del masaje a diario, la persona se dota del estimulo placentero del tacto, el cuidado de las partes del cuerpo y se siente fortalecida, espléndida y menos afectada por el envejecimiento.”

Charaka Samhita Vol. 1, V:88-89


Beneficios del Auto-Masaje Abhyanga

  • Calma el sistema nervioso.
  • Lubrica y rejuvenece los tejidos.
  • Promueve la activación saludable de la circulación de la sangre por todo el cuerpo.
  • Lubrica las articulaciones.
  • Asiste al cuerpo en la eliminación de toxinas.
  • Hace que el pelo y la piel tengan un aspecto saludable y brillante.

Rutina y Aceites esenciales

Dispón de 15 o 20 minutos para masajear tu cuerpo con amor y respeto. Utiliza el aceite esencial adecuado y la frecuencia correspondiente según cada dosha.

  • Dosha Vata: aceite de sésamo o almendras. Frecuencia: 4-5 veces a la semana.
  • Dosha Pitta: Masajea utilizando aceite de coco o de girasol. Frecuencia: 3-4 veces por semana.
  • Dosha Kapha: Masajea utilizando aceite de alazor. Frecuencia: 1-2 veces a la semana.

Procedimiento para realizar el masaje

  • Calienta en una taza con tres cucharadas de aceite a una temperatura agradable para el cuerpo (comprueba la temperatura del aceite aplicando unas gotitas en tu muñeca).
  • Sentada o de pie coloca una toalla en el suelo para evitar escurrirte. Es recomendable realizar el masaje en el cuarto de baño.
  • Mientras masajeas el cuerpo, recuerda que tu energía y tu estado mental son más importantes que tu técnica. Toca con gentileza tu piel.
  • Comienza poniendo una cucharada de aceite tibio en la coronilla de tu cabeza, masajea el cuero cabelludo con movimientos circulares y vigorosos, como si estuvieras lavándote el cabello.
  • Continúa con movimientos circulares y hacia arriba en tu cara, masajea suavemente alrededor de los ojos, los sentidos, los cachetes y tus orejas.
  • Aplica un poco más de aceite en tus manos y masajea el cuello por delante y por detrás, con movimientos hacia arriba y hacia abajo.
  • Masajea tu hombros con movimientos circulares, usa la palma de tu mano y tus dedos.
  • Las extremidades, brazos y piernas se masajean con movimientos vigorosos hacia arriba y hacia abajo. Las articulaciones de los codos, rodillas y tobillos con movimientos circulares.
  • Masajea tu pecho con amplios movimientos circulares, también el estómago y el abdomen. Realiza movimientos arriba y abajo sobre el esternón. La espalda deberás manipularla al máximo que puedas.

Con el aceite restante masajea vigorosamente tus pies. Presta especial atención a los deditos de los pies. Dedícale tiempo a cada uno.

Mantener una ligera capa de aceite en el cuerpo es considerado muy beneficioso para tonificar la piel y mantener los músculos en calor a lo largo del día. Para concluir el masaje, enjuaga tu cuerpo con agua tibia, no es necesario utilizar mucho jabón.