Descubre las Características del Dosha Vata, y descubre tu Dosha

28 de September de 2020

A lo largo del post de hoy vamos a desgranar algunos de los aspectos más destacados de las personas con Dosha Vata.

El Dosha Vata está conformado por dos de los cinco elementos de la naturaleza como son el éter, espacio, y el aire, viento. Ambos conectados en un equilibrio dinámico.

El aire expresa su poder cinético y el éter es el espacio que le aporta potencialidad. La función de Vata es que haya el suficiente éter para que el aire pueda moverse libremente. Lo que se traduce como que el espacio permite, espera, aguarda a que el aire se haga presente, que se mueva, que vibre con la vitalidad del movimiento.

¿Cómo son las personas vata?

Un cuerpo Vata expresa o refleja las siguientes cualidades: luz, seco, móvil, frío, sólido, áspero, afilado, sutil, fluido y claro.

En sus aspectos psicológicos se percibe un gran nivel de energía, flexibilidad y adaptación a nuevas situaciones. De fuerte iniciativa y con poder comunicador cuando está en equilibrio. En desequilibrio se muestra inquieta, alterada, temerosa, con gran tendencia a las fobias y la ansiedad.

Este dosha domina en la región pelviana, el colon, la vejiga, el tracto urinario, los muslos, las piernas, los brazos, el sistema nervioso y el esqueleto. En exceso tiende a acumularse en el colon. Vata no es aire ni gas sino que su incremento y desequilibrio provoca un aumento de ambos.

En ocasiones, las personas buscan intuitivamente lo que los equilibra pero otras veces esto no sucede ya que nuestro estado natural se ve alterado por diversos factores y se nos dificulta volver a esa armonía original y sanadora.

El Ayurveda incluye indicaciones sobre la alimentación, el estilo de vida, las rutinas cotidianas relacionadas con los regímenes estacionales y prácticas de ciertas disciplinas como la meditación y la ciencia del yoga.

Es importante destacar que el Ayurveda tiene como otro de sus principios fundamentales que “el alimento es todo aquello que entra al cuerpo a través de cualquiera de los sentidos”, por lo que un plan de armonización debe aprovechar cada uno de los sentidos como puertas de acceso para el bienestar.

Vata necesita una terapia armonizadora, equilibrante, donde el silencio y la calma armonicen su tendencia a la variabilidad en sus hábitos y conductas.

Llevar una rutina de descanso, de alimentación, de práctica de yoga y meditación así como estar en contacto con la naturaleza le permitirá enraizarse y mejorar su bienestar y energía.

Si deseas profundizar más sobre este y otros conceptos de Ayurveda, no dejes pasar nuestro Curso de Ayurveda dirigido por nuestra experta Jane Hernández.