Refuerza tu sistema inmunitario. Haz Yoga y mantén la calma

28 de September de 2020

Sumergidos en una vorágine de información y sin apenas tiempo, estamos digiriendo un transcurso de acontecimientos sin precedentes; estamos incluyendo en nuestro vocabulario palabras habituales como, pandemia, estado de alarma, avance de contagios, cierre de fronteras…; estamos asumiendo cambios que afectan a nuestra rutina; estamos reflexionando sobre la situación económica etcétera.

Todo ello nos genera, sin lugar a dudas, un gran desasosiego y un auténtico impacto en nuestro estado emocional y psicológico. Ante el miedo y la incertidumbre, incluso podemos sentir episodios de estrés o ansiedad, provocando que nuestro sistema inmunitario se vea debilitado.

Ante estos acontecimientos, adquiere una especial relevancia la toma de consciencia, aplicar el sentido común, mantener la calma y ser responsables para cuidar de nosotros mismos y poder ser así útiles para el bien colectivo.

En la medida en que tus circunstancias te permiten, trata de incorporar en tu vida hábitos saludables como la práctica de yoga, técnicas de respiración, la meditación y una alimentación sana y con suplementos que potencien tu sistema inmunitario. Sin olvidar, obviamente, las recomendaciones oficiales que probablemente ya todos conocéis.

Se trata de un momento único para experimentar por ti mismo los múltiples beneficios que estás técnicas milenarias nos aportan tanto a nivel corporal, emocional y espiritual. Filosofías de vida que elevan nuestro estado de ánimo y nos aportan una mayor fortaleza, tanto a nivel físico como mental. Útiles herramientas ancestrales para mantener a raya pensamientos que pueden generar estrés o ansiedad innecesaria.

Asanas recomendadas para reforzar tu sistema inmunitario

Medio puente o puente completo

Posturas de torsión y flexión de espalda como gato-vaca, medio puente o puente completo, utrasana o postura del camello, esfinge, torsión lateral, cobra, y un largo etc, favorecerán el fortalecimiento de tu sistema inmunológico y aliviarán las posibles tensiones en tu espalda provocadas por los cambios en nuestra rutina.

Utrasana o postura del camello

Es importante que previamente, realices al menos, 5 saludos al so l para activar, estirar y abrir tu cuerpo. De esta manera, tendrá una mayor facilidad para entrar en las posturas y evitaras lesiones. Escucha tu cuerpo, no te extralimites en las asanas.

No olvides acabar tu práctica con la postura de savanasa, una de las posturas más importantes del yoga, cuyo fin es permitirnos llegar a una plena relajación con conciencia. Es el momento para conectar con tus sensaciones corporales y emocionales tras tu práctica, y dejar por un rato, de enredarnos en nuestros pensamientos. Si llegan, déjalos ir!

Ejercicio de respiración o pranayama:

Os recomendamos practicar Kapalabhati, os ayudar a oxigenar tu cerebro, limpiar tus vías respiratorias y elevar tu fuego interno.

  1. Siéntate con la espalda recta en tu esterilla, con las piernas cruzadas en postura de meditación. Si te resulta más cómodo, utiliza una silla.
  2. Relaja tu cuello, rostro y mandíbula.
  3. Inhala y exhala por la nariz de forma enérgica, contrayendo al mismo tiempo los músculos del abdomen con fuerza.
  4. Tira del abdomen hacia fuera con cada espiración.
  5. Puedes realizar 3 rondas de entre 24 a 36 respiraciones.

Si os animáis a meditar (clave para mantenernos en calma y aceptación), os recomendo esta clase en abierto, donde además se incluye kapalabhati.

La alimentación, pieza clave para fortalecernos por dentro y por fuera

Ahora más que nunca, cobra una relevancia especial tomar conciencia sobre nuestra alimentación y la incorporación de hábitos saludables en nuestra rutina diaria. .

Incluir en tu dieta alimentos con un gran aporte nutritivo, se convierte en un requisito indispensable para reforzar tu sistema inmune y elevar tus defensas.

Fundamental la Vitamina B6 : interviene en la formación de los glóbulos rojos y anticuerpos. Alimentos en cómo:

  • Ajo: conoce todos sus beneficios .
  • Frutos secos: pistachos, nueces, avellanas, castañas o cacahuetes.
  • Legumbres: alubias, la soja, las lentejas, las habas y los altramuces
  • Frutas: el plátano, el aguacate, las uvas pasas o los higos secos
  • Especias: azafrán, la canela, el orégano, la pimienta, el pimentón, la nuez moscada o la albahaca nos ayudarán a hacer acopio de esta vitamina
  • Alimentos ricos en vitaminas C, D y A, y betacarotenos además de los ricos en ácidos Omega 3 como la granada, la naranja, el aguacate, la sardina, el tomate, las espinacas y el jengibre que favorecen la producción de colágeno.
  • Otros superalimentos que debemos incorporar: Miel, antibacteriana y antibiótica. Mieles como las de espliego, eucalipto, tilo o romero ayudan a prevenir enfermedades respiratorias como resfriados, sinusitis, bronquitis o gripe. Si quieres conocer más propiedades de la miel , visita nuestro post.
  • Quinua:  alimento muy energético.
  • Aceite de oliva: los antioxidantes del “oro verde” ayudan a mejorar el sistema inmunológico y previene enfermedades cardíacas, entre otros. Conoce más propiedades

Os dejamos un enlace para que podáis consultar nuestros cursos de Superalimentos:

Todos conocemos también la recomendación de ingerir comidas y bebidas calientes, como caldos, cremas, té e infusiones.El té puede convertirse en un gran aliado en un momento como este, con sus grandes propiedades que ayudan al equilibrio del cuerpo. Podrás saber más sobre el té y todos los beneficios que nos ofrece con este curso online.

Recomendamos también la aplicación vía tópica (plantas de tus pies y columna vertebral) de la mezcla de aceites esenciales tales como el incienso, limón, canela, eucalipto y romero.

Somos solo una pequeña parte de la existencia, Aprovecha la oportunidad de estos momentos para trabajar virtudes como interiores la humildad, compasión y aceptación.

Reflexiona:

"No es la especie más fuerte la que sobrevive, ni la más inteligente, sino la que responde mejor al cambio" Charles Darwin