canal osho premium And ["canal","osho","premium"]

Tu+mente+estar%C3%83%C2%A1+tentada+a+interferir+-+OSHO+Talks+Vol.+2

Iniciar Sesión Ayuda

Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola.
Política de cookies +

Tu mente estará tentada a interferir - OSHO Talks Vol. 2

Esta es la segunda parte de la charla Educar a los hijos, donde Osho desarrolla una tesis fundamental: cualquier forma de ayudar a un niño es errónea. La propia idea de ayudar es incorrecta. El niño necesita amor, no tu ayuda. El niño necesita alimento, apoyo, pero no tu ayuda. El potencial natural del niño, dice Osho, es desconocido, por lo que no hay modo de ayudarle correctamente a que alcance su potencial natural. En realidad, en el nombre de una supuesta ayuda, todo el mundo está interfiriendo en los asuntos de los demás. . El niño trae consigo un potencial desconocido, y no hay forma de saber lo que va a ser. De modo que no puede sugerirse ningún procedimiento. “De esta forma deberías ayudar al niño.” Y cada niño es único, así que no puede haber una disciplina general para todos los niños. Personas como la Srta. Judith Martin están sugiriendo medidas para todos los niños, como si los niños fueran producidos en la línea de montaje de una factoría. No hay dos niños iguales. ¿Cómo puedes sugerir, cómo puedes tener el nervio de sugerir un programa generalizado, que esto es lo que se debe hacer? Sin embargo, la Srta. Judith Martin… no sé cuántas veces se ha convertido en “señorita”, creo con certeza que una docena de veces, porque no hay marido que pueda sobrevivirla; o se tiene que escapar o se suicida, pero algo tendrá que hacer para convertirla en señorita de nuevo. Y ahora ella ya debe ser muy mayor. Quizás, al final, cuando se haga famosa y la autoridad más conocida en educación infantil, nadie se atreverá a casarse con ella, porque una mujer como ésta, que no tiene compasión alguna por los niños – ¿piensas que puede tener compasión con sus maridos? Los entrenará exactamente del mismo modo que los animales son entrenados en el circo. Les hará danzar a su son; y siendo ella una autoridad mundialmente famosa, ¿qué podrá hacer el pobre marido sino danzar? Este tipo de personas han existido a lo largo de todas las épocas y en todas partes del mundo. Tiene prescripciones, recetas, disciplinas para todos, no solo para sus contemporáneos, sino también para todas las generaciones venideras, sobre que es correcto. Son tan idiotas – aunque se les conoce como grandes santos que han dado religiones, disciplinas, moralidades, éticas, códigos de conducta: grandes dadores de leyes. Pero, de nuevo os digo, esa gente es idiota. Tan solo un idiota puede pensar de forma generalizada cuando se trata de seres humanos. No hay un ser humano promedio; nunca te cruzarás con el hombre promedio. Y todas esas autoridades se refieren al hombre medio, ¡que no existe!. El hombre promedio es simplemente como Dios – omnipresente, sin embargo, no puedes encontrarlo en ninguna parte. Dios es tan omnipresente que… He oído de una monja… el convento entero estaba preocupado por ella. ¿Estará enferma o qué pasará?-- porque se bañaba con las ropas puestas, y las puertas del baño estaban cerradas. Y cuando le preguntaron ¿qué sucede? ¿Por qué no te desvistes cuando las puertas están cerradas y no hay nadie allí? Ella contestó: “¿Nadie? Dios es omnipresente. Sí, no estáis ninguno de vosotros, pero Dios está allí, y desvestirse ante Dios no me parece correcto.” Todos deben haber pensado que era una chiflada, pero ella realmente, literalmente, había aceptado la idea de la omnipresencia de Dios. Exactamente tan omnipresente como Dios es el hombre medio: él existe en ninguna parte y se supone que existe en todas. Y todos los principios están dirigidos hacia el hombre medio.

Relacionados