canal osho premium And ["canal","osho","premium"]

Nuestro+mismo+deseo+y+anhelo+se+convierten+en+una+barrera+-+OSHO+Talks+Vol.+08

Iniciar Sesión Ayuda

Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquíSi continuas navegando estás aceptándola.
Política de cookies +

Nuestro mismo deseo y anhelo se convierten en una barrera - OSHO Talks Vol. 08

Todo el mundo tiene miedo a la intimidad. Otra cosa es si eres consciente de ello o no. La intimidad significa exponerte a ti mismo ante un extraño. Todos somos extraños, nadie conoce a nadie. Incluso somos extraños a nosotros mismos, porque no sabemos quiénes somos. La intimidad te acerca a un extraño. Tienes que bajar todas tus defensas, sólo entonces la intimidad es posible. Y el miedo es que si bajas todas tus defensas, todas tus máscaras, ¿Quién sabe lo que ese extraño puede hacer contigo? Según Osho: En el momento en que comienzas a desear algo, anhelando algo desesperadamente, tu mismo deseo y anhelo se convierten en una barrera. Es algo que todo el mundo ha de entender: cuando la gente viene a mí por primera vez, no tienenninguna expectativa y las cosas son muy fáciles. Provoca milagros en su ser. Pero la próxima vez que vienen a mí, vienen con expectativas. Ahora todo la estructura psicológica ha cambiado: primero vinieron sin expectativas, simplemente disponibles, para ver solamente si algo ocurría o no. Ahora vienen con un deseo determinado de lo que debe ocurrir. Ha ocurrido antes, ¿por qué no va a ocurrir ahora? Ocurrió antes porque estabas en un espacio totalmente distinto. No estabas deseándolo; ocurrió en tu inocencia. Ahora ya no eres inocente – estas llena de deseos, llena de querer. Y con el deseo y el querer está además la comparación, “le está ocurriendo a otros.” Así que estás creando miseria a tu alrededor. No hay necesidad de comparar nada. Deberías alegrarte de que le esté ocurriendo a tanta gente. Ellos también son parte de nosotros. Si les está ocurriendo a ellos, deberías unirte a la danza. En lugar de estar compitiendo y escondiéndote en una esquina a llorar porque les está ocurriendo a todos, todos están bailando… ¿quién te lo impide? ¡Únete al baile!

Relacionados