canal osho premium And ["canal","osho","premium"]

Cualquier+forma+de+ayudar+a+un+ni%C3%83%C2%B1o+es+err%C3%83%C2%B3nea+-+OSHO+Talks+Vol.+2

Iniciar Sesión Ayuda

Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola.
Política de cookies +

Cualquier forma de ayudar a un niño es errónea - OSHO Talks Vol. 2

En esta charla, Osho desarrolla una tesis fundamental: cualquier forma de ayudar a un niño es errónea. La propia idea de ayudar es incorrecta. El niño necesita amor, no tu ayuda. El niño necesita alimento, apoyo, pero no tu ayuda. El potencial natural del niño, dice Osho, es desconocido, por lo que no hay modo de ayudarle correctamente a que alcance su potencial natural. En realidad, en el nombre de una supuesta ayuda, todo el mundo está interfiriendo en los asuntos de los demás. En palabras de Osho, C ualquier forma de ayudar a un niño es errónea. La idea de ayudar es incorrecta. El niño necesita amor, no tu ayuda. El niño necesita alimento, apoyo, pero no tu ayuda. El potencial natural del niño es desconocido, por tanto, no hay modo de ayudarle correctamente a que alcance su potencial natural. Y, en realidad, en el nombre de “ayudar” todo el mundo está interfiriendo con los demás; y puesto que el nombre es bello, nadie hace objeciones. Por supuesto, el niño es tan pequeño, tan dependiente de ti, que no puede oponerse y la gente que lo rodea es como tú: ellos también han sido ayudados por sus padres de la forma en que lo has sido tú. Ni ellos han alcanzado su potencial natural, ni lo has alcanzado tú. El mundo entero se lo está perdiendo a pesar de la ayuda de sus padres, de la familia, de los parientes, los vecinos, los maestros, los sacerdotes. En realidad, todo el mundo se encuentra tan sobrecargado de ayuda que bajo su peso… ¡qué decir de lograr el potencial natural – uno ni siquiera puede conseguir un potencial no natural! Uno no es capaz de moverse; el peso sobre los hombros de todo el mundo es como los Himalayas. Y no interferir es una de las cosas más difíciles. No es la naturaleza de la mente. La mente básicamente está continuamente, tentada a interferir. Cuánto más puedas interferir, más poderoso eres. ¿Cómo mides el poder? No es algo material, no puedes pesarlo – pero es medible, pesable. La forma de medirlo es a través de cuánto puedes interferir en la vida de cuántas personas. Adolf Hitler es poderoso porque puede interferir en la vida de millones de personas. Tú no eres Adolf Hitler, pero aun así puedes interferir en la vida de unas pocas personas… un pequeño, una miniatura de Adolf Hitler. Al menos el marido puede interferir en la vida de la esposa; la mujer puede interferir en la vida de su esposo. Es un juego mutuo; de este modo ambos se hacen poderosos. El marido va interfiriendo a su modo, sin ser ambos consciente de por qué están interfiriendo. Se suponía que estaban juntos para mejorar la vida del otro, pero… El marido llegará tarde cada día – no es que sea esencial llegar tarde, pero es una cuestión de poder, de ego: si llega a la hora a casa eso significa que se ha sometido. Sé de maridos que permanecen sentados en sus oficinas sin hacer nada, cotilleando, sabiendo perfectamente que sus esposas estarán hirviendo por dentro. Pueden llegar a casa a tiempo, pero eso es lo que ellas quieren. Simplemente porque ella lo desea es imposible para el hombre, va en contra de su hombría el llegar a tiempo; llegará tarde. Y la misma escena se repite cada día. Tampoco la mujer está preparada para dejar de preguntarle por qué se ha retrasado, sabiendo perfectamente que cualquier cosa que diga será una mentira. Ella sabe que es mentira, él sabe que ella sabe que es mentira – y se trata de una mentira, pero, es un buen comienzo para una pelea, un buen inicio, una buena excusa. Y así la esposa seguirá haciendo lo mismo…

Relacionados