Iniciar Sesión Ayuda

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y poder ofrecerte contenidos interesantes. Si tienes alguna duda, puedes consultar nuesta Política de Privacidad de Datos y Normativa de uso del site.
Política de cookies +

¿Qué es el mindfulness?

¿Qué es el mindfulness?

 

El mindfulness es el esfuerzo por experimentar de forma continua el presente o, en forma de definición, “el mindfulness consiste en prestar atención de una forma determinada, conscientemente, al momento presente y sin juzgar”.

 

Prestar atención “intencionadamente”

En primer lugar, el mindfulness implica prestar atención “intencionadamente”. Esta práctica implica dirigir la atención de forma consciente. A veces hablamos sobre “mindfulness” y “conciencia” como si fuesen términos intercambiables, pero debemos desterrar esta costumbre. Puedo darme cuenta de que estoy irritado, pero eso no significa que estoy siendo consciente de mi irritabilidad. Con el fin de ser consciente, tengo que ser consciente de mí mismo intencionadamente, no sólo de forma vaga. Saber que estás comiendo no es lo mismo que comer conscientemente.

Tomemos el ejemplo de comer y examinémoslo con más detalle. Cuando somos conscientes de forma intencionada de que estamos comiendo, nos damos cuenta de forma consciente del proceso de comer. De forma deliberada, percibimos las sensaciones y nuestras respuestas ante esas sensaciones. Nos damos cuenta de que nuestra mente divaga y cuando la observamos volvemos a prestar atención al presente con plena intención.

Cuando comemos sin conciencia en teoría podemos darnos cuenta de lo que estamos haciendo, pero probablemente estaremos pensando en cientos de cosas al mismo tiempo. Quizá podríamos estar también viendo la televisión, charlando, leyendo o incluso... ¡las tres cosas a la vez! Así pues, sólo una pequeña parte de nuestra conciencia se centra en el proceso de comer, apenas somos conscientes de las sensaciones físicas y lo somos aún menos de nuestros pensamientos y emociones.

Dado que somos muy poco conscientes de nuestros pensamientos, estos divagan sin control. No existe un esfuerzo consciente para volver a centrar nuestra atención en el hecho de que estamos comiendo. No hay un propósito consciente.

Este propósito consciente o intencionalidad es una parte muy importante del mindfulness. El propósito de mantener la atención centrada en nuestra experiencia, ya sea respirar, sentir una emoción determinada o algo tan simple como comer, implica un control activo de la mente.

 

Prestar atención al “momento presente”

Si no la controlamos, la mente vaga por todo tipo de pensamientos, incluyendo pensamientos de enfado, deseo, depresión, venganza, autocompasión, etc. Si caemos en este tipo de pensamientos, reforzamos tales emociones en nuestros corazones y sufrimos. La mayor parte de esos pensamientos se refieren al pasado o al futuro. Pero el pasado ya no existe y el futuro es solo una fantasía hasta que sucede. El único momento que verdaderamente podemos experimentar - el momento presente - es el que más parecemos evitar.

 

Descubre las ventajas de la meditación online
Vídeos para manejar el estrés, vivir mejor, dormir, controlar la ira...
CLICK AQUÍ

 

En el mindfulness nos esforzamos por darnos cuenta de lo que sucede en el momento presente. Eso no significa que no podamos pensar en el pasado o el futuro, sino que a la hora de hacerlo lo haremos de forma consciente, para que podamos darnos cuenta de que justo en ese momento estamos pensando en el pasado o el futuro.

En la meditación nos centramos en lo que surje en el momento presente. Cuando los pensamientos sobre el pasado o el futuro nos sacan del momento presente y comenzamos a divagar, tratamos de darnos cuenta de ello y regresar con la mente al presente

Al desviar de forma consciente nuestra atención de esos pensamientos y volver a anclarnos en la experiencia del momento presente, conseguimos que su efecto sea menor y podemos crear un espacio de libertad en el que pueda desarrollarse la calma y la alegría.

 

Prestar atención sin juzgar

El mindfulness es un estado exento de reacciones emocionales. No juzgamos que unas experiencias son buenas y otras malas. O si hacemos ese tipo de juicios, simplemente somos conscientes de ello y los dejamos pasar. No nos enfadamos por experimentar algo que no deseamos o por no experimentar algo que nos gustaría estar viviendo. Simplemente aceptamos lo que surge y lo observamos con atención plena. Nos damos cuenta de cómo surge, pasa por nuestra mente y deja de existir.

Ya sea una experiencia agradable o una experiencia dolorosa, nos enfrentamos a ella del mismo modo, sin juicio.

Desde un punto de vista cognitivo, en el mindfulness nos damos cuenta de que determinadas experiencias son agradables y otras son desagradables, pero a nivel emocional simplemente no reaccionamos. Llamamos a esto “ecuanimidad”, quietud y equilibrio mental.

 

 

Compartir: